Carta del Embajador Wang Guangya al Secretario General de la ONU sobre el Problema de Taiwán

2005/08/15

Nueva York, 12 de agosto de 2005
Vuestra Excelencia Kofi Annan
Secretario General de las Naciones Unidas

Presente

Excelencia:

Con relación a las cartas (A/60/192, A/60/193) dirigidas recientemente a usted por Chad y un pequeño número de otros países, he recibido la instrucción de exponer solemnemente la siguiente posición de China.

1. Los países arriba mencionados, en fragante violación de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y desafiando a la resolución 2758 (XXVI) de la Asamblea General, han pedido una vez más que el asunto de la llamada "participación de Taiwán en las Naciones Unidas" sea considerado en la próxima sesión de la Asamblea General. Han pedido la consideración del llamado "papel activo de las Naciones Unidas sobre el mantenimiento de la paz en el Estrecho de Taiwán". El gobierno y pueblo de China condenan enérgicamente y se oponen firmemente a tal brutal intervención en los asuntos internos de China.

2. Taiwán es parte del territorio chino, nunca ha sido un país. Existe una sola China en el mundo, y es inadmisible dividir la soberanía e integridad territorial de China. Si bien no se haya realizado la reunificación de los dos lados del Estrecho de Taiwán, nunca ha cambiado el hecho de que tanto el continente como Taiwán pertenecen a una sola China, y éste es el estatu de las relaciones entre ambos lados del estrecho. Es ésta una realidad objetiva que nadie podrá cambiar ni negar. Hasta la fecha, más de 160 países en el mundo han establecido relaciones diplomáticas con China. Todos estos países reconocen el principio de una sola China y que Taiwán es parte de China. Este es también el principio a que las Naciones Unidas han adherido consecuentemente.

3. En 1971, la Asamblea General de la ONU en su 26ª sesión adoptó por absoluta mayoría la histórica resolución 2758 (XXVI), que estipula en términos inequívocos que los representantes del gobierno de la República Popular China son los únicos representantes legítimos de China ante las Naciones Unidas. De esta manera, el asunto de la representación de China en las Naciones Unidas fue resuelto definitivamente. Taiwán es una región de China. La representación de China en las Naciones Unidas incluye naturalmente a Taiwán. No existe en absoluto la supuesta "representación de Taiwán en las Naciones Unidas". Todo intento de distorsionar e incluso negar la resolución 2758 (XXVI) será en vano.

4. La ONU es una organización intergubernamental compuesta de los Estados soberanos. Como parte de China, Taiwán no está calificado para participar, en cualquier nombre que sea, en las Naciones Unidas y sus agencias especializadas. El Comité General de las sucesivas sesiones de la Asamblea General desde 1993 se ha negado sin ninguna excepción a incluir el supuesto "asunto de la participación de Taiwan en las Naciones Unidas" en la agenda de la Asamblea General. Ello ha demostrado plenamente la determinación de un gran número de Estados miembros a salvaguardar la Casta de las Naciones Unidas y la resolución 2758 (XXVI). Ha mostrado también que las autoridades taiwanesas nunca contarán con al apoyo internacional en su intento de escindir a China planteando el llamado asuntos de la "participación de Taiwán en las Naciones Unidas".

5. El problema de Taiwán constituye un puro asunto interno de China. La posición del gobierno chino sobre el problema de Taiwán es firme y clara. Hemos adherido consecuentemente al principio fundamental de "reunificación pacífica y un Estado, dos sistemas" y la "proposición de ocho puntos sobre el desarrollo de las relaciones entre ambos lados del estrecho en la etapa actual y promoción de la reunificación pacífica de la patria". El 4 de marzo, el Presidente Hu Jintao planteó la orientación de cuatro puntos sobre las relaciones entre ambos lados del estrecho bajo nuevas circunstancias, orientación que ha sido saludada calurosamente por los compatriotas a ambos lados del estrecho y ha recibido una amplia atención en el mundo. La adherencia al principio de una sola China constituye el fundamento para el desarrollo de las relaciones entre ambos lados del estrecho y la realización de la reunificación pacífica. Nos hemos pronunciado siempre por los diálogos y negociaciones entre los dos lados del estrecho sobre la base de una sola China.

No hace mucho, el señor Lien Chan, Presidente del Partido Kuomintang de China, el señor James Soong, Presidente del Partido Pueblo Primero, y el señor Yu Mu-ming, Presidente del Nuevo Partido, realizaron sucesivamente visitas al continente a invitación del Comité Central del Partido Comunista de China y su Secretario General señor Hu Jintao, quien sostuvo conversaciones formales con cada uno de ellos. Durante las conversaciones, las dos partes efectuaron un intercambio franco y profundo de opiniones sobre los importantes asuntos relacionados con las relaciones entre ambos lados del estrecho y los lazos entre partidos. Estas visitas han ayudado a impulsar las relaciones entre ambos lados del estrecho hacia la paz y estabilidad, servido a los intereses comunes de los dos lados del estrecho y respondido a la aspiración de los compatriotas de Taiwán por la paz, estabilidad y desarrollo, ganando de esta manera un amplio apoyo entre el pueblo de los dos lados del estrecho y el reconocimiento de la comunidad internacional.

6. Es de señalar que en recientes años se han operado grandes y complejos cambios en la isla de Taiwán, donde los secesionistas por la "independencia de Taiwán" han intensificado sus actividades secesionistas causando un serio impacto sobre el desarrollo pacífico y estable de las relaciones entre ambos lados del estrecho. Ello ha llegado a ser crecientemente el mayor obstáculo para el desarrollo de las relaciones entre ambos lados del estrecho y la mayor e inmediata amenaza a la paz y estabilidad en el Estrecho de Taiwán. Con el propósito de combatir y contener la secesión de Taiwán desde China por los secesionistas por la "independencia de Taiwán", promover la reunificación nacional pacífica, mantener la paz y estabilidad en el Estrecho de Taiwán, salvaguardar la soberanía e integridad territorial de China y defender los intereses fundamentales de la nación china, la Asamblea Popular Nacional de China aprobó el 14 de marzo de este año la Ley anti Secesión.

Al mismo tiempo de aclarar la naturaleza del problema de Taiwán, esta legislación ha codificado la orientación fundamental del gobierno chino sobre el problema de Taiwán así como las principales políticas e importantes proposiciones que ha formulado y aplicado durante varios años. Esta ley también ha armonizado en un modo integrado los principios y orientaciones sobre la solución del problema de Taiwán y encarnado nuestra posición consistente en que con la premisa de una sola China todo tópico puede discutirse entre los dos lados del Estrecho. Las estipulaciones de esta ley han expresado plenamente nuestra consecuente posición y proposición por la perspectiva de la reunificación pacífica con nuestros mayores esfuerzos y máxima sinceridad, y al mismo tiempo han demostrado la voluntad común de todo el pueblo chino por la defensa de la soberanía estatal e integridad territorial.

La Ley anti Secesión es una ley nacional de China, y una medida defensiva por la salvaguardia de la soberanía estatal e integridad nacional y por la perspectiva de la reunificación pacífica. En vista del inmenso carácter destructivo de las actividades secesionistas por la "independencia de Taiwán" para las relaciones entre los dos lados del estrecho y la severa amenaza que implican estas actividades a la paz y estabilidad en el Estrecho de Taiwán e incluso la región de Asia-Pacífico en su conjunto, la Ley anti Secesión estipula medidas no pacíficas a tomar para detener la secesión de China con la separación de Taiwán por parte de las fuerzas por la "independencia de Taiwán". Cabe señalar que estamos dispuestos a empeñarnos en la reunificación pacífica con los mayores esfuerzos y máxima sinceridad. Sin embargo, como ningún Estado soberano puede tolerar la secesión, los medios no pacíficos para detener la secesión de Taiwán desde China por las fuerzas por la "independencia de Taiwán se usarán sólo como el último recurso y tan sólo cuando nuestros esfuerzos por la reunificación pacífica hayan fracasado completamente. Por lo tanto, la Ley anti Secesión es de gran importancia para combatir y contener las aventureras actividades secesionistas de las fuerzas por la "independencia de Taiwán, así como para mantener la paz, estabilidad y prosperidad en el Estrecho de Taiwán y la región de Asia-Pacífico.

Son las actividades secesionistas por la "independencia de Taiwán que perpetran las autoridades taiwanesas las que constituyen el origen de la tensión en el Estrecho de Taiwán. Las autoridades taiwanesas deben abandonar su posición secesionista y cesar en todas sus actividades secesionistas por la "independencia de Taiwán", de manera que puedan mantenerse la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán.

La defensa de la soberanía estatal e integridad territorial y la realización de la reunificación nacional completa a mayor brevedad constituyen la aspiración común y firme voluntad de los 1.3 mil millones de chinos incluyendo a los compatriotas taiwaneses. Nadie y ninguna fuerza podrán cambiarlo ni pararlo.

7. El respeto a la soberanía e integridad territorial y la no intervención en los asuntos internos de otros países son importantes principios de la Carta de las Naciones Unidas que atesoran todos los países del mundo. China ha seguido estrictamente estos principios en sus relaciones con otros países. China nunca ha hecho nada que haya perjudicado a los intereses de dichos países copatrocinadores. Pero, lo que estos países han venido haciendo con respecto al problema de Taiwán a instigación de las autoridades taiwanesas ha dañado los intereses nacionales de China y herido los sentimientos del pueblo chino. También ha obstaculizado gravemente el trabajo de la Asamblea General. Exhortamos enérgicamente a estos países a que cambien su posición, se atengan estrictamente a la Carta de las Naciones Unidas y la resolución 2758 (XXVI) y se identifiquen con el gran número de Estados miembros en el asunto de Taiwán. Apreciamos altamente la justa posición adoptada por las Naciones Unidas y el gran número de Estados miembros que adhieren al principio de una sola China. Tenemos toda razón para confiar en que en nuestra justa causa en defensa de la soberanía estatal e integridad territorial el gobierno y el pueblo de China seguirán contando con su comprensión y apoyo.

Tengo el honor de solicitar que la presente carta sea circulada como documento de la 60ª sesión de la Asamblea General bajo el ítem 116 de su agenda provisional.

(Firmado) Wang Guangya

Embajador Extraordinario y Plenipotenciario y

Representante Permanente de la República

Popular China ante las Naciones Unidas

 Para sus Amigos   Imprimir

Contáctenos en la siguiente dirección: Chaoyangmen Nan Dajie 2, Distrito Chaoyang, Beijing, 100701 Teléfono: 86-10-65961114