Portada > Scroll News
Discurso del Embajador Zhu Qingqiao en la recepción con motivo del Día Nacional 2019
2019/10/01

Distinguidos señores funcionarios, senadores, diputados y gobernadores,

Excelentísimos embajadores acreditados en México,

Amigos de la prensa,

Representantes de instituciones chinas y ciudadanos chinos residentes en México,

Señoras, señores, amigos y compatriotas:

Antes que nada, les doy la más cordial bienvenida a esta recepción, en la que celebramos juntos el 70 aniversario de la fundación de la República Popular China y compartimos la alegría de 1,400 millones de chinos. En nombre de la Embajada de China en México, quiero expresar mi sincero agradecimiento a todos los amigos que han prestado su atención y apoyo al desarrollo de China y también a los dedicados a la amistad China-México.

El 1 de octubre de 1949, en la tribuna de Tian´anmen, el presidente Mao Zedong proclamó la fundación de la República Popular China. El establecimiento de la Nueva China marca la victoria de la revolución liderada por el Partido Comunista de China, acabando por completo con una historia de humillación por parte de la sociedad semi-feudal y semi-colonial de la vieja China, así como con la miseria de un país débil, pobre y atropellado. Desde entonces, el pueblo chino, que representa un cuarto de la población mundial y tiene una civilización de más de 5 mil años, se puso de pie, convirtiéndose en el dueño de su país, con el destino de China en sus propias manos.

En los 70 años pasados, el pueblo chino empezó su desarrollo desde cero y logró la transformación social más amplia, profunda y grandiosa en la historia de la nación, habiendo encontrado un camino de desarrollo del socialismo con peculiaridades propias, y realizado un salto histórico desde que se puso en pie hasta una modesta prosperidad y una naciente fortaleza. El PIB de China alcanzó 13.6 billones de dólares en 2018, 174 veces más que lo alcanzado en 1952. Actualmente China es la segunda mayor economía del mundo, además de ser el primer país en cuanto a la industria y el comercio de mercancías. Durante varios años consecutivos, ha contribuido con más del 30% al crecimiento económico mundial. Desde 1978, ha sacado a unos 740 millones de personas de la pobreza, cifra que representa más del 70% de la población global que la abandonó, formando la mayor población de ingresos medios.

Al mismo tiempo, China está cada vez más conectada con el resto del mundo. Se desarrolla por medio de sus puertas abiertas, y ha participado profundamente en la división de trabajo del sistema industrial y económico mundial, formando una disposición de apertura omnidireccional. China asume activamente los deberes internacionales, promueve la solución de los asuntos regionales candentes, y forma parte del perfeccionamiento de la gobernanza global. China apoya firmemente el Acuerdo de París y es uno de los países que dedican su mayor esfuerzo al ahorro energético y la reducción de emisiones contaminantes, así como a la investigación y el desarrollo de energías nuevas y renovables. La iniciativa de la Franja y la Ruta propuesta por China ha contado con el apoyo y la participación de unas 150 naciones y organizaciones internacionales, se ha convertido en la plataforma de cooperación internacional más grande del mundo, y es un producto global público bien acogido.

El desarrollo de la Nueva China, sobre todo el desarrollo de la causa del socialismo con características chinas, ha ampliado el camino de los países en desarrollo que avanzan hacia la modernización, y ha contribuido a la resolución de los problemas de la humanidad con la sabiduría y el plan chinos.

Señoras, señores, amigos, y compatriotas,

La razón fundamental de los cambios titánicos que ha experimentado China durante los 70 años pasados es el liderazgo del Partido Comunista de China. Como dijo el presidente Xi Jinping, “no importa cuánto hemos caminado, nunca podremos olvidar el camino andado”. El Partido Comunista de China siempre mantiene sus aspiraciones originales y su misión de conseguir la felicidad del pueblo chino y la revitalización de la nación china. Actualmente en China, todavía hay una cantidad considerable de personas pobres, y la brecha entre campos y ciudades, así como entre diferentes regiones es grande. China es un país con un fuerte poderío integral, pero también es el mayor país en desarrollo del mundo. Seguiremos considerando el deseo del pueblo por una vida mejor como el objetivo de nuestra lucha. El Partido Comunista de China unirá y dirigirá al pueblo chino para culminar la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada en 2020, y consecuentemente iniciará una nueva expedición para construir un país socialista moderno. Hacia el 2050, China se convertirá en un poderoso país socialista moderno, y habrá cumplido el sueño chino de la gran revitalización de la nación china.

En la actualidad, el mundo se encuentra en una situación llena de cambios nunca vistos en un siglo, enfrentando el proteccionismo y el unilateralismo. Y la inestabilidad e incertidumbre está aumentando. No importa cómo cambie la situación internacional, China siempre apoyará con firmeza la democratización de las relaciones internacionales, la multipolarización mundial y la globalización económica. Defenderá firmemente el multilateralismo y el libre comercio, se opondrá al bullying comercial, y promoverá la construcción de una economía mundial abierta. China profundizará aún más la reforma y apertura. Compartirá con el resto del mundo sus dividendos de desarrollo a través de la construcción en conjunto de la Franja y la Ruta de alta calidad y no dejará de contribuir a la construcción de un nuevo tipo de relaciones internacionales y de una comunidad de destino de la humanidad. A principios de la fundación de la Nueva China, el presidente Mao Zedong dijo que “China se transformaría en un país poderoso pero simpático”. China persistirá en el camino del desarrollo pacífico y jamás aspirará a la hegemonía ni practicará la expansión. Actuará en todo momento como la constructora de la paz, la contribuidora al desarrollo y la defensora del orden internacional.

Estamos convencidos de que podremos vencer cualquier riesgo y desafío en el futuro, porque estamos avanzando en el camino correcto. La Nueva China escalará a los picos más altos.

Señoras, señores, amigos, y compatriotas,

Pese a la distancia geográfica que separa China y México, la amistad entre sus pueblos se remonta a tiempos antiguos. En el siglo 16, la Nao de China dio inicio al intercambio comercial entre las dos partes y el contacto entre su gente. La leyenda de la “China Poblana” es ampliamente conocida entre los mexicanos. En la década de los 70 del siglo pasado, México apoyó a China a recuperar su legítimo puesto en la Organización de las Naciones Unidas. Se convirtió además en uno de los primeros países latinoamericanos que establecieron relaciones diplomáticas con la Nueva China. A lo largo de 47 años, los lazos bilaterales avanzan sin contratiempos, llegando a una nueva altura desde el establecimiento de la Asociación Estratégica Integral China-México en 2013. Durante muchos años consecutivos, China ha sido el segundo socio comercial de México, y México se ha mantenido firme como el segundo socio comercial de China en América Latina. El comercio bilateral sumó 58 mil millones de dólares el año pasado, que es 4,800 veces la cifra del inicio de las relaciones binacionales. La inversión recíproca crece desde cero, y hasta el 2018, China había invertido en México de forma acumulada 1,100 millones de dólares. Huawei, ZTE, Xiaomi y otras marcas chinas se han adaptado en el mercado mexicano, Didi y otras nuevas modalidades operativas han entrado en México, las sucursales de ICBC y Bank of China entraron en operación sucesivamente, y cada vez más mexicanos optan por los automóviles chinos como JAC y BAIC. A su vez, la cerveza Corona, el tequila, el pan Bimbo y el aguacate, entre otros productos de México, están ganando popularidad entre los consumidores chinos. Hoy en día, en México hay 5 Institutos Confucio y 1 Aula Confucio, con más de 30 mil alumnos inscritos. El pueblo chino siente cariño por las culturas azteca y maya, y cada día vienen más turistas chinos a este país. China y México tienen un lenguaje común amplio en los asuntos internacionales, y se comunican y coordinan estrechamente en las organizaciones internacionales y regionales como la ONU, la OMC, el G20, el APEC y el Foro China-CELAC, impulsando conjuntamente la paz, la estabilidad y el desarrollo del mundo.

China y México son grandes países en desarrollo, contando con experiencias históricas parecidas y mismas demandas de desarrollo. Por el momento, ambos se encuentran en una etapa crucial de reforma y desarrollo, trabajando para que su pueblo se sienta más beneficiado, feliz y seguro. Los mismos ideales de desarrollo constituyen una poderosa fuerza para robustecer la amistosa cooperación, impulsando las relaciones bilaterales frente a una nueva e importante coyuntura. A lo largo de este año, el canciller y los secretarios de Agricultura y Desarrollo Rural y de Turismo de México visitaron China. Ambas partes firmaron un protocolo sobre el acceso del plátano mexicano al mercado chino. 65 empresas y 250 empresarios mexicanos asistirán a la segunda edición de la Exposición Internacional de Importación de China, número que se duplicó en comparación con el año pasado. China otorgará importancia como siempre a sus vínculos con México, trabajará con México para fomentar el intercambio y el diálogo a todos los niveles, profundizará la cooperación mutuamente beneficiosa en los aspectos de política, comercio, inversión, finanzas, agricultura, turismo, innovación científica, educación y cultura para que logren resultados concretos en beneficio de sus pueblos.

Asumir el cargo del Embajador chino en México en este momento tan importante, me hace sentir honrado, pero también con mucha responsabilidad. En los 4 meses desde mi llegada, he estado sumergido en el afecto y la amistad del pueblo mexicano, y he podido sentir el gran entusiasmo de la sociedad mexicana por la cooperación entre ambas naciones. Estoy seguro de que la Asociación Estratégica Integral China-México tendrá una perspectiva más brillante, y trabajaré incansablemente por esto.

Ahora, propongo un brindis,

por el 70 aniversario de la fundación de la República Popular China,

por la amistad y la cooperación entre China y México,

por la prosperidad de China y México y la felicidad de sus pueblos,

por la paz duradera y la prosperidad del mundo,

¡Salud!

Para sus Amigos :   
Imprimir