Conferencia de Prensa del Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi sobre la Política Exterior de China y sus Relaciones con el Exterior

2021/03/08

El 7 de marzo, en medio de la cuarta sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional se celebró una rueda de prensa virtual en el Gran Palacio del Pueblo, en la cual el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi contestó preguntas de los periodistas chinos y extranjeros sobre la política exterior de China y sus relaciones con el exterior.

Wang Yi: Amigos periodistas, buenas tardes. La conferencia de prensa de este año sigue siendo especial porque se realiza otra vez de forma virtual. Si bien China ya ha logrado poner bajo control COVID-19, muchos otros países todavía están en plena lucha contra el virus. La comunidad internacional no puede aflojar sus esfuerzos solidarios hasta que el último país se libere de este flagelo. Debemos tender la mano hasta que el último infectado se recupere de la enfermedad. La unión hace la fuerza, y la victoria pertenece al más perseverante. Ya vemos luz al final del túnel. China mantendrá la unidad y la cooperación con el resto del mundo para alcanzar victoria definitiva de la humanidad contra la pandemia. Ahora, estoy dispuesto a contestar sus preguntas.

 China Central Television: ¿Cómo valora usted la diplomacia de China del año pasado? ¿Cuáles son las prioridades y puntos brillantes que podemos esperar de la diplomacia china de este año?

Wang Yi: En 2020, junto con otros países del mundo, hemos recorrido un camino sumamente extraordinario. Bajo el firme liderazgo del Comité Central del Partido Comunista de China con el camarada Xi Jinping como núcleo, hemos asumido nuestras responsabilidades ante la nación, ante el pueblo y ante el mundo para confrontar los inéditos desafíos y desempeñar bien el debido papel de China.

A lo largo del último año, la diplomacia de Jefe de Estado ha sido lo más espectacular. El Presidente Xi Jinping, en la novedosa forma de la "diplomacia en la nube", mantiene comunicación con mandatarios de diferentes países para fomentar la cooperación, dejando constancia de su visión global como gran líder, encauzando e inyectando fuerza motriz en la lucha solidaria de la comunidad internacional contra la pandemia.

A lo largo del último año, la defensa de los intereses nacionales ha sido lo más resuelta. Nos oponemos categóricamente a la hegemonía, la prepotencia y la matonería, y rechazamos rotundamente las intervenciones en nuestros asuntos internos. No toleramos en absoluto la violación de la soberanía de China y de la dignidad de la nación china. Los derechos e intereses justos del pueblo chino han de ser defendidos.

 A lo largo del último año, la diplomacia contra la pandemia ha ocupado la mayor parte de nuestra agenda. Nos hemos entregado en cuerpo y alma a la lucha nacional contra el virus, mientras tanto nos hemos solidarizado con la comunidad internacional y llevado a cabo operaciones humanitarias de emergencia más grandes desde la fundación de la nueva China, aportando así contribuciones chinas a las acciones antiepidémicas globales.

 A lo largo del último año, la seguridad de los compatriotas en el exterior es lo que más nos preocupa. Frente a la pandemia, hemos echado oportunamente la mano a nuestros conciudadanos en el extranjero, y hecho todo lo posible para ofrecerles protección y ayuda. La diplomacia al servicio del pueblo no solo es nuestro compromiso, sino que también se traduce en acciones reales en nuestro trabajo diario.

A lo largo del último año, garantizar el rumbo adecuado de la gobernanza global es lo que más llama nuestra atención. China se opone explícitamente al unilateralismo, y con acciones concretas practicamos el multilateralismo y defendemos las normas de relaciones internacionales. Ante el proteccionismo que vuelve a crecer, hemos adoptado medidas efectivas para ampliar la apertura, poner en juego las ventajas de nuestro mega mercado y ofrecer más oportunidades de desarrollo al resto del mundo.

Para China, el año 2021 marca un antes y un después. Vamos a celebrar el centenario de la fundación del PCCh e iniciar la nueva marcha de la diplomacia china.

Vamos a cumplir las misiones encomendadas por el Partido y el país, incrementar activamente la amistad y el entendimiento mutuo con todos los países y el resto del mundo, con vistas a seguir creando un entorno exterior favorable a la gran revitalización de la nación china.  

Vamos a tener siempre presentes los intereses fundamentales del país, defender y prolongar activamente el importante periodo coyuntural estratégico de nuestro desarrollo. Haremos todos los esfuerzos para garantizar el feliz arranque del XIV Plan Quinquenal y promover la circulación dual nacional e internacional, con miras a contribuir al nuevo paradigma de desarrollo.

Vamos a poner mirada en la era post COVID-19, desarrollar activamente la cooperación antiepidémica internacional y construir la comunidad global de salud para todos. Seguiremos promoviendo la construcción conjunta de la Franja y la Ruta de alta calidad y la pronta recuperación económica mundial y haciendo frente común al cambio climático y otros retos globales.

Vamos a adaptarnos a las corrientes de la historia, impulsar activamente la construcción del nuevo tipo de relaciones internacionales, realzar los valores comunes de la humanidad de la paz, el desarrollo, la equidad, la justicia, la democracia y la libertad, y construir junto con todos los países la comunidad de futuro compartido de la humanidad.

Este es el año del buey según el calendario lunar chino. El buey es símbolo de perseverancia y fuerza. En este año en curso, siguiendo el rumbo marcado por la diplomacia de Jefe de Estado, vamos a escribir nuevos capítulos esplendorosos de la diplomacia china. Una China que atesora la amistad, avanza con firmeza, respeta los principios y tiene el coraje de asumir sus responsabilidades, traerá más calor y esperanza al mundo e inyectará más confianza y fuerza al desarrollo compartido de todos los países.

TASS: China y Rusia somos socios de coordinación estratégica integral. ¿Cuáles son las influencias de la pandemia en las relaciones entre los dos países?

Wang Yi: Frente a la peor pandemia de la última centuria, China y Rusia siempre permanecen unidas hombro a hombro y colaboramos estrechamente en la lucha contra el nuevo coronavirus y también contra el "virus político". El "dúo China-Rusia", sólido como montaña, siempre constituye la columna vertebral de la paz y la estabilidad mundiales.

Cuanto más turbulento sea el mundo, más firme deberá ser la cooperación sino-rusa. Los dos países han de ser, el uno para el otro, puntos de apoyo estratégico, oportunidades de desarrollo y socios globales. Esto es tanto una experiencia de la historia, como un requerimiento de la época.

Este año coincide con el vigésimo aniversario del Tratado de Buena Vecindad y Cooperación Amistosa entre China y Rusia. Hemos acordado dar prórroga a este Tratado y dotarle de nueva connotación de la época. Esto es un hito y un nuevo punto de partida de los lazos binacionales. Ambas partes vamos a continuar y renovar el espíritu del Tratado marcado por la amistad de generación en generación y la colaboración de ganancia compartida, en aras de promover el avance en esferas más grandes, áreas más amplias y niveles más elevados de la Asociación de Coordinación Estratégica Integral entre China y Rusia.

Vamos a hacer un ejemplo de la confianza mutua estratégica. Apoyamos mutua y firmemente la defensa de los intereses vitales de la otra parte, y rechazamos juntos las "revoluciones de colores" y todo tipo de desinformaciones, salvaguardando nuestra respectiva soberanía y la seguridad del poder político.

Vamos a hacer un ejemplo de la cooperación mutuamente beneficiosa. Vamos a profundizar la articulación de la Franja y la Ruta con la Unión Económica Euroasiática, mejorar la calidad de la cooperación económico-comercial y en inversiones y ampliar la colaboración en áreas emergentes, como la innovación científico-tecnológica, la economía digital, etc.

Vamos a hacer un ejemplo del acercamiento entre los pueblos. Vamos a hacer valer la amistad tradicional y promover el intercambio cultural, para que la amistad entre China y Rusia pase de generación en generción.

Vamos a hacer un ejemplo de equidad y justicia. Defenderemos juntos el multilateralismo, la autoridad de la ONU, el derecho internacional y las normas básicas de las relaciones internacionales así como la estabilidad estratégica global.

 Diario del Pueblo: Usted ha enfatizado que la dirección del Partido es el alma de la diplomacia china. Este año vamos a celebrar el centenario de la fundación del Partido Comunista de China (PCCh). ¿Cuál es el profundo significado de la dirección del Partido sobre la diplomacia china?

Wang Yi: En China, la diplomacia es una causa popular dirigida por el Partido. El PCCh es la columna vertebral del pueblo chino, y el definidor de la diplomacia china.

Trabajar por la felicidad del pueblo y la revitalización de la nación constituye la aspiración fundacional y la misión del Partido, y lo mismo determina las responsabilidades y obligaciones de la diplomacia china. La independencia, la equidad y la justicia, como los valores del Partido, han definido los principios básicos de la diplomacia china. Persistir en el desarrollo pacífico, fomentar la cooperación de ganancia compartida y promover la construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad son estipulaciones en el Estatuto del PCCh y en la Constitución, y al mismo tiempo marcan el camino y la dirección a seguir por la diplomacia china.

Todas las decisiones importantes y éxitos en nuestro trabajo diplomático se atribuyen al Comité Central del PCCh y a su dominio y coordinación integral de la situación como un conjunto. Especialmente, a partir del XVIII Congreso Nacional del Partido, el Secretario General Xi Jinping, con su visión global, determinación estratégica y fuerte sentido de responsabilidad, ha planteado novedosas teorías y prácticas diplomáticas, plasmado el plan maestro para la diplomacia y encauzado a nuestro país siempre en la dirección correcta de la historia.

Para acometer grandes empresas históricas, cien años es nada más un preámbulo, y tendremos por delante un futuro brillante. Las prácticas han comprobado que el liderazgo del Partido es nuestra mayor ventaja política y garantía fundamental de la diplomacia china para alcanzar nuevas victorias. Vamos a persistir como siempre en la dirección del Partido en la diplomacia e implementar cabalmente el Pensamiento de Xi Jinping sobre la Diplomacia. Forjaremos nuestro estilo con las gloriosas tradiciones del Partido y tomaremos inspiraciones con las experiencias históricas del Partido, con miras a abrir nuevos horizontes para la diplomacia de gran país con peculiaridades chinas.

 Agencia de Noticias Medio Oriente: Este año, China y África van a celebrar en Senegal una nueva edición del Foro de Cooperación China-África. En este contexto, ¿qué hará China para ayudar a los países africanos a enfrentar la pandemia? ¿Qué planes tiene China para profundizar la cooperación sino-africana?

Wang Yi: La profunda amistad entre China y África data de nuestra ardua lucha por la independencia y la emancipación nacionales. Somos no sólo compañeros de armas, sino también hermanos. Se trata de una amistad tan sólida como un peñasco, capaz de pasar la prueba del tiempo. China y África seremos para siempre buenos amigos y compañeros de un futuro compartido. El año pasado  marcó el 20º aniversario del Foro de Cooperación China-África. Durante estas dos décadas, China y África hemos elaborado e implementado sucesivamente los "Diez Planes de Cooperación" y las "Ocho Acciones". El volumen de nuestro comercio se ha multiplicado por 20 veces, y las inversiones directas chinas en África, por 100 veces. Ahora tenemos 150 pares de ciudades hermanas. La cooperación sino-africana se ha hecho un ejemplar para la cooperación Sur-Sur y la cooperación internacional con África.

En la actualidad, nuestra primera prioridad es ayudar a los países africanos a luchar contra el virus y reactivar la economía. El año pasado, el Presidente Xi Jinping presidió la Cumbre Extraordinaria China-África de Solidaridad contra COVID-19, ocasión en que anunció una serie de nuevas medidas de asistencia a África. Hasta la fecha, China ha proporcionado a África cerca de 120 lotes de insumos médicos de emergencia, enviado grupos de expertos antiepidémicos a 15 países de la región, y ha ofrecido y ofrecerá vacunas a 35 países africanos y a la Comisión de la Unión Africana. Ha arrancado la construcción del proyecto de la Sede del Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) de la Unión Africana, que se ejecutará con asistencia china, mientras se encuentra en pleno desarrollo el mecanismo de cooperación de 30 pares de hospitales chinos y africanos. Este año, la nueva edición del Foro tendrá lugar en Senegal. Estamos dispuestos a aprovechar esta oportunidad para brindar nuestro respaldo a África. Vamos a apoyarle a vencer el virus en definitiva y fortalecer su sistema de gobernanza de salud pública. Vamos a apoyarle a acelerar la industrialización y potenciar su capacidad de desarrollo independiente. Vamos a apoyarle a acelerar el proceso de integración y a integrarse a la corriente de la globalización económica. Vamos a apoyarle a dar soluciones políticas a los problemas candentes, en defensa de la paz y estabilidad del continente africano. China y África estamos construyendo conjuntamente la Franja y la Ruta de alta calidad y una comunidad de futuro compartido más estrecha, lo que brindará una fuerza motriz inagotable para el desarrollo de África.

 Agencia de Noticias China Review: La Asamblea Popular Nacional tomará decisión para perfeccionar el sistema electoral de la Región Administrativa Especial (RAE) de Hong Kong. Algunos países consideran que lo hecho por China contraviene la directriz de "Un país, Dos sistemas" . ¿Qué comentarios tiene China al respecto?

Wang Yi: Antes que nada, quisiera enfatizar que perfeccionar el sistema electoral de la RAE de Hong Kong e implementar la directriz de "administración de Hong Kong por patriotas" no sólo atienden a la necesidad real de llevar adelante la causa de "Un país, Dos sistemas" y mantener la gobernanza y la paz duraderas de Hong Kong, sino que también constituyen las facultades y responsabilidades constitucionales de la Asamblea Popular Nacional. Por ende, es una decisión justa, razonable, y plenamente conforme a la Constitución y las leyes.

En cualquier país del mundo, a todos los funcionarios públicos y quienes aspiran a ocupar cargos públicos vía elecciones, se les exige tener la lealtad a la patria como una ética política básica. Lo mismo pasa en Hong Kong. Como Región Administrativa Especial, Hong Kong forma parte de China. Aquellos que no aman a China, ¿cómo es posible que amen a Hong Kong? Amar a Hong Kong y amar a China son totalmente lo mismo.

En la época colonial, no hubo nada de democracia en Hong Kong. Durante los 24 años desde su retorno a la patria, al Gobierno Central le importa más que nadie el desarrollo de la democracia en Hong Kong y el mantenimiento de su estabilidad y prosperidad. El paso de Hong Kong del caos a la tranquilidad concuerda plenamente con los intereses de las diversas partes, y brindará una mayor garantía para la salvaguardia de los derechos de los hongkoneses y los intereses legítimos de los inversores extranjeros. Tenemos la determinación de seguir persistiendo en "Un país, Dos sistemas", "administración de Hong Kong por hongkoneses" y alto grado de autonomía. También tenemos plena confianza en crear un futuro cada día mejor para Hong Kong.

NBC: La nueva Administración estadounidense presta atención a los temas relacionados con el Mar Meridional de China, Taiwan, Xinjiang, Hong Kong, Tíbet, etc. ¿A su juicio, existe la posibilidad de que China haga concesión en cualquiera de estos temas para estabilizar las relaciones binacionales?  

Wang Yi: No intervenir en los asuntos internos de otros países es una estipulación explícita en la Carta de la ONU y una norma básica de las relaciones internacionales, que debe ser estrictamente acatado por China, EE.UU. y todos los países. Muchos de los temas arriba mencionados son asuntos internos de China. Corresponde al pueblo chino y a nadie más evaluar si hemos hecho un buen trabajo o no. Qué es lo que debe hacer China lo decide nuestro pueblo como dueño del país. Al mismo tiempo, con la premisa del respeto mutuo, estamos dispuestos a dar a conocer la verdad, para incrementar la confianza y reducir las dudas con todas las partes. Sin embargo, no aceptamos en absoluto las acusaciones y denigraciones infundadas, ni toleramos jamás la violación de nuestros intereses vitales. Durante largo tiempo, EE.UU. viene interviniendo arbitrariamente en los asuntos internos de otros países con las excusas de democracia y derechos humanos, lo cual es el origen de muchos problemas, disturbios e incluso guerras del mundo. La parte estadounidense debe cobrar conciencia sobre eso lo antes posible. Si no, el mundo sigue lejos de la tranquilidad.

Dados los diferentes sistemas sociales, es normal que haya discrepancias y contradicciones entre China y EE.UU.. La clave consiste en darles un control efectivo mediante comunicaciones francas, para evitar juicios estratégicos erróneos, conflictos y confrontaciones. China y EE.UU. son las dos economías más grandes del mundo, tampoco es extraño que haya competencias en medio de la convergencia de nuestros intereses. Por ende, la clave radica en realizar competencia virtuosa sobre la base de equidad y justicia, para beneficiarse mutuamente, en lugar de caer en ataques cruzados y el juego de suma cero. Lo más importante es que teniendo en cuenta los intereses comunes de los dos pueblos y otros pueblos del mundo, la cooperación debe ser el objetivo principal de China y EE.UU.. Ya tenemos en la mesa la lista de áreas donde podemos y necesitamos cooperar, tales como lucha antiepidémica y reactivación económica, entre otras. Nos disponemos a abordar y profundizar la cooperación con EE.UU. con una actitud abierta. Esperamos que EE.UU. pueda avanzar con China hacia el mismo objetivo, levantar cuanto antes todas las irrazonables restricciones impuestas en la cooperación sino-estadounidense y no crear artificialmente otros obstáculos nuevos.

El mes pasado, en la víspera del año nuevo chino, el Presidente Xi Jinping respondió la llamada telefónica del Presidente Joe Biden. Los dos mandatarios realizaron un profundo intercambio de opiniones acerca de la agenda bilateral, e indicaron el rumbo para reencauzar las relaciones bilaterales en el camino correcto. Estamos dispuestos a trabajar junto con la parte estadounidense para implementar cabalmente los acuerdos de esta importante conversación y abrir juntos un nuevo capítulo de desarrollo sano y estable de los lazos binacionales.

CGTN: Este año marca el 50º aniversario de la recuperación del puesto legítimo de la Nueva China en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). ¿Qué comentarios tiene la parte china al respecto? Muchos países tienen expectativas sobre las reformas de la ONU, ¿y cuáles son las propuestas de China?

Wang Yi: Hace 50 años, cuando se aprobó en el 26º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU la resolución para recuperar el puesto legítimo de la República Popular China, la sala de conferencia fue sacudida por un estallido de aplausos ininterrumpidos, y muchos hermanos de Asia, África y América Latina y el Caribe, se pusieron a abrazarse y vitorear de júbilo. Representantes de 57 países subieron uno tras otro al podio para expresar sus felicitaciones. A partir de ese momento histórico, un país grande con casi la cuarta parte de la población mundial ha retornado a la gran familia de la ONU, y la ONU adquiere verdaderamente la universalidad. De ahí, la República Popular China se perfila como una nueva fuerza confiable para la causa de la paz y el desarrollo del mundo.

Durante medio siglo, China defiende firmemente el sistema internacional centrado en la ONU y el orden internacional basado en el derecho internacional. China se ha incorporado a casi todas las organizaciones internacionales intergubernamentales y más de 500 convenios internacionales, y se ha convertido en el segundo mayor contribuyente para las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU y el miembro permanente de su Consejo de Seguridad que más efectivos ha enviado para tal fin. China siempre aboga por la justicia y la igualdad entre los países, sean grandes o pequeños. Nuestro voto siempre pertenece a los países en vías de desarrollo.

En medio de la continua y profunda evolución de la situación internacional, la comunidad internacional quiere ver una ONU capaz de adaptarse a nuestros tiempos a través de continuas reformas. La parte china cree que más allá de los cambios de la situación, las reformas deben seguir los siguientes principios:

Primero, respetar los propósitos y principios de la Carta de la ONU, que establecen las reglas fundamentales para los intercambios y la solución de conflictos entre los diversos países. Cualquier acción contra la Carta perjudicará la paz y la estabilidad mundiales.

Segundo, respetar la posición central de la ONU en el sistema internacional. Como la organización internacional más universal, representativa y de mayor autoridad, el papel de la ONU debe ser fortalecido y no debilitado, y los diversos países deben asumir la responsabilidad de defender la autoridad de la ONU.

Tercero, respetar las consultas en pie de igualdad como una norma básica de la ONU. No es un club de países grandes, ni mucho menos de países ricos. Todos los países somos iguales en soberanía, y ninguno tiene la potestad de monopolizar la agenda internacional. Es necesario aumentar la representatividad y la voz de los países en desarrollo, para reflejar mejor la voluntad común de la mayoría de los países.

Desde un nuevo punto de partida histórico, China va a implementar cabalmente las importantes iniciativas y medidas anunciadas por el Presidente Xi Jinping, y participar más activamente en los asuntos de la ONU, en aras de realizar continuos esfuerzos por materializar sus ideales de no "alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra".

Agence France-Presse: La Administración Biden declaró que la alianza transatlántica ha vuelto. ¿Cómo abordará China su relación con Estados Unidos y los países europeos?

Wang Yi: En el año pasado, el Presidente Xi Jinping ha mantenido una estrecha comunicación de alto nivel con sus homólogos europeos a través de tres conversaciones telemáticas. Ambas partes han logrado aumentar la confianza mutua en la lucha conjunta antiepidémica, acrecentado la cooperación con la celebración conjunta del 45º aniversario de las relaciones diplomáticas, firmado el Acuerdo China-UE sobre Indicaciones Geográficas y culminado como lo previsto las negociaciones sobre el Acuerdo de Inversiones China-UE. China se convirtió por primera vez en el mayor socio comercial de la UE. La resiliencia y el dinamismo de la relación China-UE ante riesgos y desafíos dejan señales positivas ante el mundo.

La trayectoria de la relación China-Europa ha sido más que elocuente: China y Europa compartimos amplios intereses comunes, y la tónica general de esta relación es la cooperación en pos de ganancia compartida; China y Europa bien podemos mantener diálogos e intercambios como dos grandes civilizaciones, y no somos rivales sistémicos; China y una Europa autónoma podemos cooperar para hacer muchas grandes cosas. China siempre apoya el proceso de integración de Europa, apoya la unidad y la fortaleza de la UE y un mayor papel de la UE en los asuntos internacionales.

A nuestro juicio, China y Europa somos dos grandes fuerzas del mundo multipolar. Nuestras relaciones son igualitarias y abiertas, no se dirigen contra ni están sujetas a ninguna tercera parte. China ve con buenos ojos una UE con creciente autonomía estratégica, comprometida con el multilateralismo y la coordinación y colaboración entre los grandes países. Estamos dispuestos a abordar junto con la UE los desafíos globales de toda índole, para inyectar más energía positiva en la cooperación internacional contra la pandemia, la reactivación económica y el enfrentamiento al cambio climático, así como dar mayor estabilidad a las relaciones internacionales.

China Radio International: En la actualidad, China ha donado o exportado vacunas contra COVID-19 a muchos países. Sin embargo, unos pocos lo cuestionan, acusándolo como una diplomacia de las vacunas. ¿Qué opina usted al respecto?

Wang Yi: Las vacunas, como armas poderosas contra los virus que traen esperanzas para salvar vidas, deben estar al servicio del mundo entero y beneficiar a toda la humanidad.

China insiste en la "esencia primordial" de las vacunas como bienes públicos. Tomamos la delantera en contraer el compromiso de ofrecer nuestras vacunas, una vez desarrolladas, como bienes públicos globales, para aumentar su accesibilidad y asequibilidad a favor de los países en desarrollo.

China se pone firmemente en la "primera línea" de la cooperación internacional en vacunas. Hemos desplegado cooperación en investigación, desarrollo y producción de vacunas con más de 10 países, teniendo la participación de más de 100 mil voluntarios de más de 100 países. 17 vacunas chinas ya se encuentran en ensayos clínicos y más de 60 países han autorizado el uso de vacunas chinas. Todo ello deja plena constancia de un creciente reconocimiento internacional de la seguridad y la efectividad de las vacunas chinas. También estamos dispuestos a estudiar junto con los demás países la factibilidad y la forma de realización del reconocimiento mutuo de vacunación.

China se desempeña resueltamente como "fuerza de vanguardia" en la distribución equitativa de las vacunas. China ya se ha incorporado al COVAX y ha hecho el compromiso de ofrecer un primer lote de 10 millones de dosis de vacunas para uso urgente a favor de los países en desarrollo. China ha donado vacunas a 69 países en desarrollo con mayor necesidad, y al mismo tiempo está exportando vacunas a 43 países. Además, en respuesta al llamamiento de la ONU, hemos donado vacunas al personal de mantenimiento de la paz de diversos países. A petición del Comité Olímpico Internacional, ofreceremos vacunas a los deportistas de los juegos olímpicos. Esperamos que las vacunas chinas puedan dar mayor confianza y esperanza para la lucha antiepidémica internacional.

Dada la disponibilidad de múltiples vacunas en el mercado, los países pueden hacer opciones de manera independiente. Son buenas vacunas, con tal de que sean seguras y fiables, y no importan si sean chinas o extranjeras. Nos oponemos al "nacionalismo de las vacunas", y no toleramos las manipulaciones de fabricar la "brecha inmunológica" y rechazamos cualquier politización de la cooperación en vacunas. Esperamos que todos los países con capacidad ofrezcan en lo posible vacunas a los países en necesidad, sobre todo, a los en vías de desarrollo, con miras a que las vacunas sean accesibles y asequibles para todos los pueblos, y sean verdaderas "vacunas para el pueblo".

China-Arab TV: ¿Cómo evalúa usted las relaciones entre China y los países árabes en el año pasado? ¿Cuándo se celebrará la Cumbre China-Árabe?

Wang Yi: Pese a los impactos de la pandemia en el año pasado, las relaciones sino-árabes mantuvieron el ímpetu de desarrollo, con extraordinario dinamismo y vigor.

En la exitosa IX Reunión Ministerial del Foro de Cooperación China-Árabe, ambas partes adoptaron por unanimidad la decisión de celebrar la Cumbre China-Árabe, lo cual marca el inicio de un nuevo capítulo en las relaciones políticas entre China y los países árabes.

El Rey de Arabia Saudita fue el primer Jefe de Estado extranjero en enviar solidaridad al Presidente Xi Jinping, y Emiratos Árabes Unidos fue el primer país extranjero en colaborar en los ensayos clínicos de tercera fase de las vacunas chinas. Con todo ello, la lucha solidaria contra COVID-19 entre China y los países árabes se ha convertido en un nuevo caso ejemplar.

El volumen comercial entre China y los países árabes del año pasado ha alcanzado los 240 mil millones de dólares y China se ha consolidado como el primer socio comercial de los países árabes. Además, se están reactivando de manera ordenada los proyectos prioritarios entre China y Árabe en el marco de la Franja y la Ruta. Nuestra cooperación en altas tecnologías como 5G, inteligencia artificial y tecnología aeroespacial también presenta una admirable pujanza. La cooperación sustancial China-Árabe ha subido a un nuevo peldaño.

Tal como reza un proverbio árabe, la amistad es un árbol, con la lealtad como sus raíces y la simpatía como sus ramas. China está en la mejor disposición de colaborar con los países árabes para llevar a buen puerto los preparativos de la Cumbre China-Árabe, con miras a enriquecer la connotación de la Asociación Estratégica China-Árabe y lograr nuevos y mayores resultados en la construcción de la comunidad de futuro compartido China-Árabe.

Agencia de Noticias Xinhua: El Presidente Xi Jinping hizo una importante intervención en 2017 sobre la globalización económica, e hizo un discurso especial sobre el multilateralismo en el Foro Económico Mundial de este año. La comunidad internacional lo valora mucho y cree que China está jugando un rol de liderazgo en la defensa del multilateralismo y en la gobernanza global. ¿Qué opina usted al respecto?

Wang Yi: Las dos intervenciones que hizo el Presidente Xi Jinping en 4 años constituyen importantes declaraciones chinas en momentos cruciales de reconfiguración internacional, y por lo tanto, revisten importantes significados para el mundo y tienen influencias a largo plazo.

Hace cuatro años, frente a la disyuntiva entre "sí o no de la globalización", el Presidente Xi Jinping, con su clara visión sobre la tendencia de la época, expresó el contundente apoyo a la globalización económica. Cuatro años después, frente a la encrucijada del multilateralismo, el Presidente Xi Jinping despejó el escepticismo y formuló las propuestas chinas sobre la promoción del multilateralismo y la construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad. Estas dos importantes intervenciones se han granjeado aprecios generalizados de la comunidad internacional, pues contribuyen a definir el debate y aclarar las dudas en el mundo.

China siempre apuesta firme e invariablemente por el multilateralismo, lo cual no va a cambiar bajo ninguna circunstancia ni por ningún motivo. La solución a los problemas y desafíos del mundo radica en la persistencia de todos los países en el verdadero multilateralismo. A juicio de la parte china, el verdadero multilateralismo significa respetar los propósitos y principios de la Carta de la ONU, salvaguardar el sistema internacional centrado en la ONU y fomentar la democratización de las relaciones internacionales. Significa abogar por apertura e inclusión en vez de enclaustramiento y exclusión, y por consultas en pie de igualdad en vez de primacía. El multilateralismo es una bandera, en vez de un pretexto, y es una convicción, en vez de una retórica. El multilateralismo de "círculos pequeños" no es sino una política de bloques, el "multilateralismo de mi país primero" es nada más una lógica unilateral, y el "multilateralismo selectivo" no es una opción acertada. China espera que todos los miembros de la comunidad internacional nos esforcemos juntos por mantener en alto la antorcha del multilateralismo para que ilumine el futuro camino de la humanidad.

 Lianhe Zaobao: Muchos sostienen que con el ascenso de China, la competencia de ideologías y sistemas entre China y el Occidente se tornará más feroz y que las contradicciones entre China y EE.UU. y otros países occidentales van a dividir el mundo. ¿Qué opina usted?

Wang Yi: El mundo es variopinto por naturaleza. No existe una sola ruta ni un modelo único para el desarrollo y el progreso de las civilizaciones humanas. Al elegir un sistema, tal como una persona, para vestirse hay que medir bien la talla, hemos de adaptarlo a las realidades nacionales. La clave para evaluar la certeza de un camino radica en su conformidad con las condiciones nacionales. Todos aquellos que contienen y acosan a otros con sistemas distintos e incluso preconizan la supremacía propia, lo que buscan es, en esencia, una "hegemonía institucional".

A partir del año pasado, la pandemia de COVID-19 nos enseña una vez más que la humanidad forma una comunidad de futuro compartido. El mundo actual no permite la división ni el regreso a la confrontación. China cree firmemente en que la diversidad es un distintivo del desarrollo de la civilización humana. La diferencia institucional no debería ser razón para enfrentamiento y confrontación, ya que el intercambio y el aprendizaje mutuos reforzarán el conocimiento recíproco y estimularán el progreso conjunto. En la cultura china, la armonía en la diversidad es una virtud valorada para los caballeros. En el mismo sentido, en la cultura occidental, el respeto al prójimo es una muestra del caballerismo. "Todos los seres crecen sin perjudicar unos a otros. Las leyes de la naturaleza funcionan sin contradicciones". En la China antigua de hace más de 2000 años ya había una filosofía de inclusión. Esperamos que ahora los países occidentales puedan también cultivar tal modal y cualidad incluyente. Debemos ser mutuamente respetuosos e inclusivos por una convivencia pacífica y armoniosa en este planeta.

Shenzhen Satellite TV: 2021 es el vigésimo aniversario del ingreso de China en la OMC, que fue un acontecimiento emblemático de la inserción de China al mundo y su apertura al exterior. ¿Cómo lo ve China al respecto?

Wang Yi: La entrada a la OMC es un hito en la apertura de China al exterior y en la globalización económica. Las pasadas 2 décadas nos han dado cuatro importantes inspiraciones:

Primera, hay que persistir en la política fundamental de Estado de apertura al exterior. En 20 años, China llega a ser la segunda economía del mundo, el país con mayor volumen de comercio de mercancías y el mayor receptor de inversión foránea. Todos estos éxitos se logran mediante apertura, por ende, el futuro desarrollo de alta calidad deberá realizarse en un contexto de mayor apertura.

Segunda, hay que persistir en la concepción de cooperación de beneficio mutuo y ganancia compartida. En 20 años, la tasa de aportación anual promedio de China al crecimiento económico mundial ronda el 30%. El nivel arancelario general de China se ha reducido de 15,3% a menos de 7,5%, muy por debajo del 10% que prometimos al ingresar en la OMC, y del nivel promedio de las economías emergentes. El valor de importación de mercancías viene creciendo a una tasa media anual de dos dígitos porcentuales. Más de un millón de empresas extranjeras se establecen en China. Estas cifras explican que el ingreso de China en la OMC trae beneficios para China y para el mundo entero.

Tercera, hay que persistir en el rumbo acertado de la globalización económica. El ingreso de China en la OMC ha inyectado una enérgica fuerza motriz a la globalización económica y dado un impulso a la actualización de la cadena global de industrias y la óptima distribución de los recursos. Frente a los nuevos problemas y desafíos acarreados por la globalización, no podemos regresar al proteccionismo, el enclaustramiento ni la desvinculación. De lo contrario, debemos trabajar juntos por impulsar este proceso hacia un rumbo de mayor apertura, inclusión, beneficios universales, equilibrio y ganancia compartida.

Cuarta, hay que persistir en el papel central de la OMC. La OMC es la piedra angular del comercio internacional y el pilar del crecimiento global. China respalda firmemente las reglas multilaterales del comercio y el debido papel de la OMC en el sistema multilateral del comercio. Estamos dispuestos a trabajar con las diversas partes para mejorar constantemente el sistema multilateral del comercio y aumentar la efectividad y la autoridad de la OMC.

 Kyodo News: En cuanto a los vínculos entre Japón y China, había tendencia de mejora en el año pasado. Pero después de la promulgación de la Ley de Guardacostas de China, los japoneses están más alertas ante China. ¿Qué comentarios tiene al respecto? ¿Hay posibilidad de cooperación entre China y Japón en las olimpiadas?  

Wang Yi: En los últimos años, los dirigentes de China y Japón han llegado al importante consenso de que "ambas partes son socios de cooperación y no son amenazas el uno para el otro". Ambos pueblos han escrito el capítulo solidario antiepidémico de que "las montañas y ríos se diferencian, mas luces de la misma luna los iluminan". El comercio y las inversiones binacionales han crecido a pesar de la pandemia. Estos avances positivos demuestran que la mejora de nuestros lazos, nada fácil de conseguir, beneficia a los dos pueblos, favorece a la paz y la estabilidad regionales y merece ser valorada.

Las relaciones sino-japonesas, para ser maduras y estables, nos exigen mantener la determinación sin dejarnos afectados por el cambio de coyunturas. La Ley de Guardacostas que mencionó es nada más una rutinaria legislación doméstica que no apunta contra ningún país específico y concuerda completamente con el Derecho Internacional y las prácticas internacionales. En realidad, muchos países incluyendo Japón desde hace mucho tiempo ya tienen leyes o reglamentos semejantes. Abordar las discrepancias marítimas mediante consultas amistosas y no utilizar ni amenazar con el uso de la fuerza es posición consecuente del Gobierno chino y consenso largamente respetado por China y los países vecinos.

Todo problema surgido en los intercambios binacionales podrá ser abordado mediante diálogos y comunicaciones para reforzar el conocimiento y establecer la confianza. Esperamos que la sociedad japonesa pueda tener una percepción objetiva y razonable sobre China, lo que cimentará la base popular para el desarrollo estable y duradero de las relaciones sino-japonesas.

Las olimpiadas se celebrarán sucesivamente en los dos países. Bien podemos y debemos apoyarnos mutuamente por la exitosa convocatoria de estos dos importantes eventos, para que sean plataformas para profundizar la amistad entre ambos pueblos y oportunidades para fomentar los vínculos entre China y Japón. Que centremos la atención en Tokio este verano y luego nos veamos en Beijing el año que viene.

 Global Times: Estados Unidos y algunos otros países occidentales calumnian a China por fraguar acciones de "genocidio" en Xinjiang, lo cual causó una fuerte indignación en el pueblo chino. ¿Qué es la respuesta china al respecto?

Wang Yi: Hablando del "genocidio", muchos recordarían a los indígenas norteamericanos del siglo XVI, los esclavos africanos del siglo XIX, los judíos del siglo XX y los aborígenes australianos que todavía están luchando.

El supuesto "genocidio" en la región de Xinjiang no puede ser más absurdo. Es una malintencionada calumnia y pura mentira. En los últimos más de 40 años, la población de la etnia uigur en Xinjiang ha crecido más de dos veces, desde 5,55 millones hasta más de 12 millones. En los últimos más de 60 años, el volumen económico de Xinjiang ha aumentado más de 200 veces y la expectativa de vida media ha crecido de 30 años a 72 años. Según muchos amigos extranjeros que han visitado Xinjiang, la Xinjiang que ven es totalmente diferente de lo que describen los medios de comunicación occidentales. El autor francés Maxime Vivas compartió sus dos viajes a Xinjiang en su libro titulado El fin de las noticias falsas uigur, que describe la fisonomía próspera y estable de una Xinjiang auténtica. En ese libro, afirma que justamente son los que no han visitado Xinjiang los que están fraguando y divulgando las noticias falsas y mentiras.

Algunos políticos occidentales prefieren confiar en las mentiras fraguadas por unos pocos que escuchar la voz de los más de 25 millones de personas de diferentes etnias que viven en Xinjiang. Prefieren colaborar en las torpes payasadas de un exiguo número de fuerzas antichinas que reconocer los hechos básicos del desarrollo y el progreso de Xinjiang. Esto demuestra que lo que les importa no es conocer la verdad, sino hacer su manipulación política. Intentan fabricar la supuesta cuestión de Xinjiang, socavar la seguridad y la estabilidad de Xinjiang y obstaculizar el desarrollo y el robustecimiento de China.

Damos la bienvenida a los amigos de diversos países a visitar Xinjiang. Una visita in situ vale más que mil palabras, las mentiras se desharán de por sí solas.

Agencia de Noticias ANTARA: Este año marca el 30º aniversario del diálogo China-ASEAN. A su juicio, ¿qué rumbo van a tomar los vínculos China-ASEAN de cara al futuro?

Wang Yi: Hace 30 años, China y la ASEAN entablaron las relaciones de diálogo. A partir de entonces, siempre llevamos la delantera en las cooperaciones regionales. Como reza Confucio: "Un hombre de 30 años ya avanza a pasos firmes". Tras 30 años de acompañamiento, China y la ASEAN hemos llegado a tener la visión común de solidaridad y trato en pie de igualdad, construido una comunidad de futuro compartido tanto de alegrías como de penalidades, y abierto juntos la perspectiva de vigorizar Asia por un futuro mejor.

 El año pasado, el Presidente Xi Jinping asistió por primera vez a la Exposición China-ASEAN y el Primer Ministro Li Keqiang tomó parte en la Cumbre China-ASEAN. Esto muestra la importancia que atribuye China a la cooperación con la ASEAN y el apoyo a la posición central de ella. A partir de este nuevo punto de partida, estamos dispuestos a construir una comunidad de futuro compartido aún más estrecha con la ASEAN e inyectar mayor esplendor a los siguientes 30 años.

Vamos a seguir dando apoyo antiepidémico a la ASEAN. China está suministrando vacunas contra COVID-19 a los países de la ASEAN,  y colaborando con Indonesia para que sea un centro de vacunas para el Sudeste Asiático. Seguiremos atendiendo con prioridad las necesidades de los países de la ASEAN.

Vamos a seguir profundizando la cooperación mutuamente beneficiosa con la ASEAN. Vamos a articular un nuevo paradigma de desarrollo con el Marco de Recuperación Integral de la ASEAN, promover la pronta entrada en vigor del RCEP, fomentar la liberación cabal del potencial de la cooperación del Río Lancang-Mekong y generar nuevas fuentes de cooperación en áreas como economía digital y desarrollo sostenible.

Vamos a reforzar la coordinación estratégica con la ASEAN. Vamos a despejar las interferencias, acelerar las consultas de COC, realizar proactivamente la cooperación práctica marítima y defender la paz y la prosperidad duraderas de la región.

Phoenix Television: La Administración Trump levantó las restricciones de intercambios entre EE.UU. y Taiwan. Y una eventual crisis entre China y EE.UU. sobre la cuestión de Taiwan fue catalogada por algunos think tanks como el mayor riesgo global. ¿Cómo ve China las políticas estadounidenses hacia Taiwan?  

Wang Yi: Sobre la cuestión de Taiwan, voy a enfatizar tres puntos:

Primero, hay una sola China en el mundo. Taiwan es una parte inalienable del territorio chino. Esto es un hecho basado en fundamentos históricos y jurídicos. Es también un consenso de la comunidad internacional.

Segundo, ambas orillas del Estrecho de Taiwan tienen que reunificarse y sin falta serán reunificadas. Esta es la tendencia predominante. Es la voluntad colectiva de la nación china. No hay ni habrá cambios. Es inquebrantable la determinación del Gobierno chino de defender la soberanía nacional y la integridad territorial. Tenemos la capacidad de frustrar toda forma de conductas secesionistas hacia la independencia de Taiwan.  

Tercero, el principio de Una Sola China es la base política de las relaciones sino-estadounidenses. Es una línea roja que no se puede franquear. En la cuestión de Taiwan, el Gobierno chino no va a transigir o ceder ni un ápice. Instamos a la nueva Administración estadounidense a conocer a ciencia cierta la alta sensibilidad de la cuestión de Taiwan y acatar fielmente el principio de Una Sola China y los Tres Comunicados Conjuntos entre ambos países, renunciar a todo proceder peligroso de la anterior Administración de cruzar el límite o jugar con el fuego, y tratar con prudencia y de manera adecuada la cuestión de Taiwan.

Khabar 24 News Channel: ¿Cómo ve usted los impactos de la pandemia en la iniciativa de la Franja y la Ruta? ¿Y hacia dónde llevará China la construcción de esta iniciativa en el futuro?

Wang Yi: Desde el año pasado, a pesar de los impactos omnidireccionales ocasionados por COVID-19, la cooperación de la Franja y la Ruta, en vez de tocar el botón de pausa, ha avanzado hacia adelante y conquistado nuevos logros, poniendo de manifiesto su fuerte resiliencia y vitalidad.

Con la consulta extensiva como guía, hemos celebrado con éxito la Conferencia Virtual de Alto Nivel de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional y más de treinta reuniones monográficas, de manera que hay una creciente aceptación popular de la concepción de la construcción conjunta de la Franja y la Ruta de alta calidad.

Con la construcción conjunta como rumbo, hemos coordinado bien las medidas antiepidémicas y la reactivación económica, sin suspender ningún proyecto prioritario. Se desarrollan sin contratiempos los proyectos como el Corredor Económico China-Pakistán, el tren de alta velocidad Yakarta-Bandung, el ferrocarril China-Laos, y el ferrocarril Hungría-Serbia, haciendo importantes contribuciones a la estabilización de la economía y la mejora del bienestar del pueblo local.

Con el beneficio para todos como prioridad, hemos batido un nuevo récord histórico en el número de salidas y el volumen de mercancías despachadas del Tren China-Europa y multiplicado el volumen de carga del "nuevo corredor terrestre-marítimo" en 2020, asegurando la estabilidad y la fluidez de las cadenas industriales y de suministro internacionales.

Si bien la pandemia implica cierto obstáculo al intercambio de personal, no a la inversión y el apoyo de los socios a la construcción conjunta de la Franja y la Ruta. Con los esfuerzos aunados de las diversas partes, forjamos la Ruta de la Seda de la Salud mediante la cooperación antiepidémica internacional, haciendo de la Franja y la Ruta una auténtica "ruta de la vida". Forjamos la Ruta de la Seda Digital mediante la edificación del "corredor de información", para que la Franja y la Ruta esté siempre conectada en línea. Forjamos la Ruta de la Seda Verde mediante la cooperación con criterios ecológicos en energía, infraestructura y finanzas, haciendo de la Franja y la Ruta un importante motor para la remodelación global hacia el desarrollo de bajo carbono y la recuperación verde en la era post COVID-19.

La pandemia ha cambiado el mundo de manera profunda, pero no ha alterado la demanda de las diversas partes sobre la Franja y la Ruta, ni la determinación de China de promover la cooperación internacional en este marco. En el proceso hacia el nuevo paradigma de desarrollo, China ofrecerá mejores canales y oportunidades para los socios de la Franja y la Ruta. Junto con las diversas partes, vamos a dotar de mayor energía y resiliencia a la construcción conjunta de la Franja y la Ruta de alta calidad, para que sea un brillante y ancho camino de desarrollo y prosperidad compartidos.

 Diario de Beijing: ¿Qué influencia tendrá en el mundo el nuevo paradigma de desarrollo formulado por China?

Wang Yi: Al forjar este nuevo paradigma, China tiene como objetivo adaptarse a la nueva etapa y busca elevar la capacidad de desarrollo autónomo y realizar un desarrollo de alta calidad, al tiempo de ampliar en mayor medida la apertura al exterior, conectar mejor los mercados doméstico e internacional y agilizar aún más la importación y la exportación. Esto ofrecerá al resto del mundo más oportunidades, mayor espacio de mercado y perspectivas de cooperación más amplias. Con un mejor ambiente para negocios y una apertura de nivel superior, China acelerará junto con otros países la construcción de una economía mundial abierta. Para describirlo de una manera más vívida, en la nueva etapa de desarrollo, China avanzará de manera acelerada hacia nuevas metas como un "tren exprés" con mayor energía y capacidad de carga. Damos la bienvenida a los diversos países a abordar este tren hacia la prosperidad compartida.

Press Trust of India: ¿Cómo ve usted las perspectivas de la paz fronteriza entre China y la India? ¿Cómo van a influir los diferentes criterios de ambos países sobre esta cuestión en las futuras relaciones sino-indias?

Wang Yi: Las relaciones entre China y la India atañen, en esencia, al tema de la convivencia armoniosa, el desarrollo y la vigorización conjuntos entre los dos países en desarrollo más grandes del mundo.

Como países vecinos con civilizaciones milenarias y las dos economías emergentes con una población de más de mil millones de habitantes, China y la India compartimos amplios intereses comunes y un inmenso potencial de cooperación. Asumimos por igual la histórica misión doméstica de mejorar el bienestar del pueblo y acelerar el desarrollo, así como la expectativa internacional de salvaguardar los intereses comunes de los países en desarrollo y promover la multipolarización mundial. Asimismo, las realidades nacionales parecidas dan lugar a posiciones idénticas o similares de ambas partes en muchos temas trascendentales. Por consiguiente, China y la India somos amigos y socios, y no amenazas ni rivales. Ambas partes debemos buscar la ganancia compartida en vez de desgastes mutuos y reforzar la cooperación en lugar de recelos mutuos.

La disputa fronteriza, como un problema legado por la historia, no es el todo de las relaciones bilaterales. Hay que controlarla de manera adecuada, al tiempo de ampliar y potenciar la cooperación, con miras a crear condiciones favorables para la solución de la cuestión fronteriza.

Con respecto a los conflictos fronterizos del año pasado, son bastante claros los hechos y quién tiene la razón. Los hechos han demostrado una vez más que la provocación unilateral y la confrontación no conducen a la solución, y retomar las negociaciones pacíficas es la única vía acertada. China tiene la explícita postura de resolver la disputa fronteriza mediante diálogos y consultas, y mantiene la firme voluntad de salvaguardar la soberanía y los derechos e intereses propios. Ambas partes hemos de consolidar lo acordado, intensificar el diálogo y la comunicación, y mejorar el mecanismo de control, para resguardar juntos la paz y la tranquilidad en las zonas fronterizas.

En el año presente, esperamos que la India se encuentre a medio camino con China, implemente efectivamente el consenso alcanzado por los líderes de ambos países de "verse el uno al otro como oportunidad de desarrollo en lugar de amenaza", con miras a traer mayor bienestar a los 2700 millones de chinos e indios, y aportar mayores contribuciones a la llegada del siglo de Asia.

 China News Service: En el año pasado, la Cancillería china ha hecho un gran trabajo para ayudar a nuestros ciudadanos en el ultramar a luchar contra COVID-19. Además de ello, ¿qué nuevas medidas va a tomar?

Wang Yi: El año 2020 fue un año bastante duro para nuestros compatriotas en el extranjero, pues la sorpresiva pandemia les impidió volver a casa y puso su vida y salud bajo amenazas, por lo cual, quisiera expresarles mi sincera solidaridad. Frente a las calamidades, siempre prevalece el amor desinteresado. El Partido y el Gobierno siempre se preocupan por la vida y la salud de cada compatriota fuera del país. La Cancillería y las misiones diplomáticas y consulares chinas han movilizado urgentemente a toda su plantilla para trabajar día y noche en la primera línea antiepidémica, y han desplegado una campaña especial de protección consular en todo el mundo.

Además de visitarlos en zonas afectadas, hemos entregado a más de 5 millones de compatriotas en más de cien países "paquetes sanitarios" y "paquetes para la Fiesta de la Primavera", y coordinado oportuno tratamiento local para todos los chinos infectados en el extranjero. Funcionando 24 horas al día, la línea caliente 12308 ha atendido unas 3 mil llamadas diarias, casi tres veces más respecto al nivel de los años anteriores. Hemos abordado múltiples casos importantes de protección consular de emergencia, como la retirada de los chinos atrapados en conflictos armados de Etiopía y el rescate a los compatriotas secuestrados por piratas. Con estas acciones, decimos a los compatriotas en el ultramar que la diplomacia al servicio del pueblo no dejará a ninguno desatendido, y que los diplomáticos no retrocedemos ni un ápice ante la pandemia.

He aquí, voy a darles las siguientes buenas noticias:

Primera, emprenderemos la "campaña primaveral de vacunación", ofreciendo asistencia proactiva para que los chinos en el extranjero se inoculen de vacunas chinas o extranjeras. Más de cincuenta países irán incluyendo a ciudadanos chinos en su plan nacional de vacunación, a lo que se suman otros compatriotas que están recibiendo vacunas chinas en localidades extranjeras de acuerdo con las leyes. En adelante, planteamos establecer en los países que cumplan con las condiciones centros de vacunación regionales para inocular vacunas chinas a los compatriotas necesitados en los países vecinos.

Segunda, lanzaremos el certificado de salud para viajes internacionales. Vamos a implementar la iniciativa planteada por el Presidente Xi Jinping sobre el reconocimiento mutuo de códigos de salud a nivel internacional, emitiendo la versión china del certificado electrónico de salud para viajes internacionales, con vistas a lograr la convalidación recíproca de informaciones tales como los resultados de pruebas de ácido nucleico y la vacunación, bajo la premisa de proteger la privacidad personal, favoreciendo así a los intercambios seguros y ordenados de personal.

Tercera, ofreceremos de manera completa el "servicio consular en la nube" en el ultramar. Con el lanzamiento en el próximo mayo de la APP Servicios Consulares de China, los chinos fuera del país podrán acceder directamente a embajadas y consulados chinos en el extranjero y tramitar a cualquier hora en el celular toda solicitud de documentos de viajes y servicios consulares sin salir de su casa.

ANSA: La Administración Biden de EE.UU. se reincorporó al Acuerdo de París. China acogerá este año en Kunming la XV Conferencia de las Partes del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica. ¿Cómo va a cooperar China con EE.UU. y Europa para enfrentar el cambio climático y proteger la biodiversidad?

Wang Yi: La humanidad tiene una sola Tierra. Es la responsabilidad común de la comunidad internacional hacer de ella un hogar verde y confortable y abrir el camino de desarrollo sostenible. ¿Cómo proteger mejor el medio ambiente? Frente a este interrogante de la época, no podemos rehusar de contestarlo sino más bien debemos dar nuestra mejor respuesta.

China siempre ha valorado la civilización ecológica en nuestras prácticas y participado con acciones efectivas en la gobernanza climática global. El concepto formulado por el Presidente Xi Jinping de que "las aguas cristalinas y las verdes montañas valen tanto como cordilleras de oro y plata" ya se ha convertido en una perspectiva común del pueblo chino. Las importantes contribuciones chinas al Acuerdo de París, seguidas por las nuevas metas de contribuciones determinadas a nivel nacional anunciadas el año pasado sobre la cima de emisiones de CO2 y la neutralidad de carbono, dejan constancia de nuestra firme determinación de implementar la nueva concepción de desarrollo y construir un planeta limpio y hermoso. En adelante, China seguirá haciendo infatigables esfuerzos para dar respuesta al cambio climático con apego al principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.

Este año, China acogerá en Kunming de la Provincia Yunnan la COP 15 del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Como anfitrión, vamos a trabajar junto con las diversas partes para garantizar resultados positivos de la Conferencia, trazar un nuevo plan maestro de la conservación global de biodiversidad para la próxima década y adoptar nuevas acciones para construir juntos un futuro compartido para todas las vidas en la Tierra.

Si bien China, EE.UU. y la Unión Europea nos encontramos en diferentes etapas de desarrollo y enfrentamos distintos desafíos propios, compartimos misiones comunes en la respuesta al cambio climático, y debemos intensificar aún más la comunicación y la colaboración, dando un ejemplo en el plano internacional. China saluda la reincorporación de EE.UU. al Acuerdo de París, y estamos a la expectativa de que la parte estadounidense asuma su responsabilidad y haga sus debidos aportes. Esperamos que la reanudación de la cooperación binacional en esta materia traiga un positivo "cambio climático" a las relaciones sino-estadounidenses.

 CNR: La actual Administración de EE.UU. ha expresado su disposición a regresar al Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) sobre la cuestión nuclear iraní, pero aún tiene considerables discrepancias con Irán al respecto. ¿Cómo ve usted la situación actual en el Medio Oriente y la región del Golfo?

Wang Yi: La cuestión nuclear iraní es en todo caso un nervio sensible en la situación de la región de Medio Oriente y el Golfo Pérsico. En los últimos cuatro años, en violación flagrante de sus compromisos, la parte estadounidense se retiró unilateralmente del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) sobre la cuestión nuclear iraní y ejerció presión extrema a Irán, lo cual ha conducido a la escalada de tensiones en la región. Como la nueva Administración de EE.UU. ha manifestado su voluntad de reintegrarse al PAIC, esperamos que lo haga con una actitud sincera y emprenda acciones cuanto antes, incluyendo levantar las sanciones unilaterales ilegítimas y poner fin a la jurisdicción extraterritorial contra entidades e individuos de terceras partes. Al mismo tiempo, Irán, por su parte, también debe reanudar el cumplimiento integral del PAIC y asumir la responsabilidad de la no proliferación nuclear. EE.UU. e Irán pueden llevar adelante sus respectivas acciones por etapas y de manera recíproca.

Por supuesto, es imposible que el PAIC resuelva todos los problemas en Medio Oriente y la región del Golfo. En cuanto a otros problemas regionales de seguridad aparte de la cuestión nuclear iraní, proponemos establecer una plataforma de diálogo multilateral de la región del Golfo bajo la premisa de defender el PAIC. Las partes pertinentes pueden utilizar esta plataforma para abordar y controlar contradicciones y discrepancias mediante consultas, con vistas a relajar la tensa situación y salvaguardar juntos la paz y la estabilidad de la región.

The Straits Times: ¿Cómo promoverán China y los países de la ASEAN las negociaciones del Código de Conducta para las Partes del Mar Meridional de China (COC) para que este mar no se convierta en un foco con riesgo de conflicto?

Wang Yi: En los últimos años, tanto los países de la región como la comunidad internacional son muy conscientes de que los factores inestables y riesgos de seguridad en el Mar Meridional de China provienen principalmente desde fuera. China y países de la ASEAN hemos alcanzado importantes consensos sobre la salvaguardia de la paz y la estabilidad de este mar y nos hemos centrado en promover las negociaciones del COC. En este contexto, ciertos países occidentales como EE.UU. se obstinan en provocar caos en la región. So pretexto de la supuesta "libertad de navegación", vienen frecuentemente a estas aguas a causar problemas y sembrar discordias. Su único objetivo es socavar la paz y la estabilidad de esta región.

En estos últimos años, China y los países de la ASEAN, a través de nuestros esfuerzos, dejamos plena constancia de que los países de la región tenemos plena confianza, capacidad y sabiduría para abordar y controlar adecuadamente las discrepancias. En adelante, China y los países de la ASEAN necesitamos seguir avanzando de manera paralela en dos cosas. Por un lado, debemos superar interferencias para promover las negociaciones de COC, a fin de acordar cuanto antes reglas regionales más sustanciales y más efectivas que correspondan al derecho internacional y las necesidades de todas las partes. Por otro lado, debemos seguir con la implementación integral y efectiva de la Declaración de Conducta de Partes en Mar Meridional de China, con vistas a aglutinar consensos, fortalecer la confianza mutua, promover la cooperación y defender la estabilidad general de la región.

 The Paper: ¿Cuál es la posición de China sobre la situación en Myanmar?

Wang Yi: Sobre la situación de Myanmar, me gustaría formular tres propuestas chinas:

Primera, la paz y la estabilidad son premisas para el desarrollo nacional. Esperamos que las partes pertinentes de Myanmar mantengan prudencia y moderación, tomen en consideración los intereses fundamentales de su pueblo y busquen solución a las contradicciones y discrepancias a través de diálogos y consultas en el marco de la Constitución y las leyes, para seguir promoviendo el proceso de la transformación democrática del país. La prioridad actual es evitar nuevos conflictos sangrientos y llegar a la distensión de la situación lo antes posible.

Segunda, Myanmar es miembro de la gran familia de la ASEAN. China apoya a la ASEAN a hacer buenos oficios de su propia manera y en sintonía con el principio de no interferencia de los asuntos internos y consenso mediante consultas, en procura de un acuerdo entre las partes. Y por nuestra parte, a base del respeto a la soberanía de Myanmar y la voluntad de su pueblo, China se dispone a mantener contacto y comunicación con todas las partes y jugar un papel constructivo para el alivio de la tensión.

Tercera, Myanmar y China son hermanos limítrofes y conformamos una comunidad que comparte tanto felicidades como adversidades. Las políticas amistosas de China hacia Myanmar se dirigen hacia todo el pueblo de Myanmar. China mantiene intercambios amistosos de larga data con los diversos partidos políticos de Myanmar, con la Liga Nacional para la Democracia incluida, y la amistad con China siempre ha sido un consenso de todos los sectores del país. Pase lo que pase en la situación de Myanmar, no vacilaremos en nuestra determinación de promover las relaciones binacionales, ni tampoco alteraremos el rumbo de nuestra cooperación amistosa.

Prensa Latina: ¿Cómo ve usted el futuro de las relaciones sino-latinoamericanas y sino-caribeñas en la era post COVID-19? ¿Qué acciones concretas tomará China para ayudar a los países de la región a vencer la pandemia?

Wang Yi: El año pasado coincide con el sexagésimo aniversario de los lazos diplomáticos entre China y América Latina y el Caribe. Ambas partes nos solidarizamos en la lucha contra COVID-19 y nos esforzamos juntos para superar las dificultades coyunturales y reactivar la economía. Con nuestras acciones concretas, hemos demostrado lo que significa "la amistad más allá de la lejanía".

A raíz de la aparición de COVID-19, el Presidente Xi Jinping ha intercambiado correspondencias y mensajes con líderes de muchos países latinoamericanos y caribeños sobre la lucha solidaria contra COVID-19 y el desarrollo de ambas partes. Hemos donado más de 34 millones de unidades de insumos y equipos médicos a 30 países de la región, celebrado más de 40 videoconferencias para intercambiar experiencias antiepidémicas, y estamos ofreciendo vacunas a 12 países necesitados de la región. En el año pasado, la cooperación económico-comercial entre China y América Latina y el Caribe ha dado nuevos resultados fructíferos, superando por tercer año consecutivo 300 mil millones de dólares, mientras las exportaciones de la región a China se incrementaron, a la inversa del panorama desfavorable general. La CEPAL ha señalado que la cooperación con China se ha convertido en una fuerza importante para la estabilización y la mejora de la economía regional. Se puede decir que la pandemia, lejos de obstaculizar la cooperación entre ambas partes, ha acercado más los corazones de ambos pueblos y estrechado aún más nuestra convergencia de intereses.

El poeta chileno Pablo Neruda escribe: "Ese alguien que te hace creer que en el mundo existen realmente cosas buenas, ese alguien que te convence que hay una puerta lista para que tú la abras, esa es una amistad eterna". China está dispuesta a seguir trabajando junto con los amigos latinoamericanos y caribeños, profundizando la amistad, ampliando la cooperación, y construyendo activamente la comunidad de futuro compartido China-América Latina y el Caribe, en mayor beneficio de ambos pueblos.

 China Daily: Esta pregunta la hago en representación de los internautas del mundo. Unos medios de comunicación extranjeros, y sobre todo, los occidentales suelen hacer reportajes selectivos sobre China. Esto nos recuerda que en el período de Yan'an, el periodista estadounidense Edgar Snow con su libro Estrella Roja Sobre China presentó por primera vez ante el mundo el Partido Comunista de China. ¿Cree usted que hoy en día todavía existen periodistas extranjeros como Edgar Snow?

Wang Yi: Primero, me gustaría aprovechar la ocasión para agradecer a los amigos periodistas extranjeros por su trabajo laborioso. Los medios constituyen un puente importante para fomentar la comunicación y el conocimiento mutuos entre diferentes países. Desde la aparición de COVID-19 en el año pasado, muchos periodistas extranjeros permanecen en sus puestos de trabajo para contar al mundo las historias antiepidémicas del pueblo chino. Muchas gracias por sus esfuerzos.

Hace más de ocho décadas, un grupo de periodistas extranjeros como Edgar Snow, Anna Louise Strong y Agnes Smedley vinieron a Yan'an en el norte de Shannxi a presentar fielmente al mundo lo que veían y lo que pensaban. Edgar Snow no fue comunista, pero veía al Partido Comunista de China de manera objetiva y sin prejuicios ideológicos, honrando siempre la imparcialidad y la conciencia. Sus cualidades y ética profesionales son admirables. Dedicó toda su vida a aumentar el conocimiento mutuo entre el pueblo chino y el estadounidense, por lo cual hasta hoy el pueblo chino todavía lo recuerda.

La China de hoy necesita conocer mejor al mundo, y el mundo a China también. Pase lo que pase, los medios han de persistir en su moral profesional. Espero que cuando los periodistas extranjeros enfocan sus cámaras hacia China, no usen filtros ni de belleza ni de oscuridad. Siempre que los reportajes sean fieles, objetivos y justos, serán ampliamente divulgados y se verifican a través de la historia. China espera y saluda a que más periodistas extranjeros se conviertan en el Edgar Snow de la nueva era.

Palabras de Clausura

Antes de terminar, me gustaría mencionar que en un mes se cumplirá un año de la reapertura de la Ciudad de Wuhan de la Provincia de Hubei. El heroico pueblo de Hubei y de Wuhan ha hecho enormes sacrificios para la seguridad de todos y la victoria nacional contra el virus, también ha hecho importantes contribuciones a la lucha antiepidémica global. En plena primavera floreciente, la Cancillería celebrará en próximo abril un acto especial de promoción de Hubei, con vistas a mostrar al mundo la flamante fisonomía de esta provincia tras haber pasado duras pruebas y ayudarla a tender nuevos puentes de cooperación internacional. Espero contar con la atención y el apoyo de todos al respecto.

Gracias.

 Para sus Amigos   Imprimir

Contáctenos en la siguiente dirección: Chaoyangmen Nan Dajie 2, Distrito Chaoyang, Beijing, 100701 Teléfono: 86-10-65961114