El Presidente Xi Jinping Sostiene un Encuentro con el Presidente de EE. UU. Joe Biden en Bali

2022-11-14 23:58

En la tarde del 14 de noviembre (tiempo local), el Presidente Xi Jinping sostuvo un encuentro con el Presidente estadounidense Joe Biden en Bali, Indonesia. Ambos mandatarios intercambiaron de manera franca y profunda opiniones sobre los temas estratégicos de las relaciones sino-estadounidenses y las cuestiones globales y regionales trascendentales.

El Presidente Xi Jinping señaló que actualmente, la situación en que se encuentran las relaciones sino-estadounidenses no corresponde a los intereses fundamentales de ambos países y pueblos, ni concuerda con la expectativa de la comunidad internacional. China y EE. UU. deben, con una actitud responsable para la historia, el mundo y los pueblos, explorar la manera correcta de tratarse en la nueva era, y encontrar el rumbo acertado del desarrollo de las relaciones binacionales, para reencauzar los lazos sino-estadounidenses a la vía del desarrollo sano y estable, en beneficio de ambos países y del mundo.

El Presidente Xi Jinping hizo introducción sobre el XX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) y sus importantes resultados. Él indicó que las políticas domésticas y exteriores del PCCh y el Gobierno chino son abiertas y transparentes, y su intención estratégica es franca y honrada, manteniendo un alto grado de continuidad y estabilidad. Promovemos integralmente la gran revitalización de la nación china con la modernización china, seguimos tomando como punto de partida el cumplimiento de las aspiraciones del pueblo a una vida mejor, avanzamos resueltamente en la reforma y la apertura y promovemos la construcción de una economía mundial abierta. China sigue aplicando con firmeza la política exterior independiente y de paz, siempre decide su posición y actitud conforme a lo correcto y erróneo de cada caso, y aboga por solucionar las disputas de manera pacífica mediante diálogos y consultas. China se compromete a profundizar y ampliar las asociaciones globales, defender el sistema internacional centrado en la ONU y el orden internacional basado en el derecho internacional, y promover la construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad. China seguirá persistiendo en el desarrollo pacífico, abierto y de ganancias compartidas como un participante y promotor del desarrollo global, para materializar el desarrollo compartido con todos los demás países. 

    El Presidente Xi Jinping indicó que el mundo se encuentra en un punto de inflexión histórico trascendental, en que los países necesitan no sólo responder a los desafíos sin precedentes sino también captar las oportunidades inéditas. Debemos visualizar y abordar los lazos sino-estadounidenses desde esta altura. Los vínculos entre China y EE. UU. no deben ser un juego de suma cero en que uno gana o prospera a expensas del otro. Los respectivos éxitos de China y EE. UU. suponen oportunidades en lugar de retos para el otro. La Tierra es suficientemente grande en la que caben el desarrollo respectivo y la prosperidad común de ambos países. Ambas partes deben tener una acertada percepción sobre las políticas domésticas y exteriores y la intención estratégica de la otra parte. Las interacciones entre China y EE. UU. deben definirse por el diálogo y la cooperación de ganancias compartidas, en lugar de la confrontación y la competencia de suma cero. El Presidente Xi Jinping dijo que él toma muy en serio las declaraciones de los “cinco noes” del Presidente Biden. China no busca cambiar el orden internacional existente o interferir en los asuntos internos de EE. UU., ni tiene la intención de desafiar o sustituir a EE. UU.. Ambas partes deben persistir en el respeto mutuo, la coexistencia pacífica y la cooperación de ganancias compartidas, para asegurar conjuntamente que las relaciones sino-estadounidenses avancen por la vía acertada, sin abatimiento ni pérdida de velocidad, ni mucho menos colisión entre sí. Acatar las normas básicas de las relaciones internacionales y los tres Comunicados Conjuntos entre China y EE. UU. es de vital importancia para que las dos partes manejen las diferencias y los desacuerdos y prevengan la confrontación y los conflictos. De hecho, esto es la red de protección y seguridad más importante para las relaciones sino-estadounidenses.

El Presidente Xi Jinping expuso sistemáticamente el origen de la cuestión de Taiwan y la posición de principios de China al respecto. El Presidente Xi Jinping destacó que la cuestión de Taiwan es el núcleo de los intereses medulares de China. Para las relaciones sino-estadounidenses, esta cuestión constituye el fundamento de su base política y la primera línea roja que no se puede cruzar. La resolución de la cuestión de Taiwan es asunto propio de los chinos y un asunto interno de China. Salvaguardar la reunificación y la integridad territorial de la patria es la aspiración común del pueblo chino y la nación china. Cualquiera que pretenda separar a Taiwan de China perjudicará los intereses cardinales de la nación china, ¡y de ninguna manera el pueblo chino lo permitirá! Esperamos ver y siempre estamos comprometidos con la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwan. Sin embargo, la paz y la estabilidad en el Estrecho y la “independencia de Taiwan” son tan irreconciliables como el agua y el fuego. Esperamos que EE. UU. pueda actuar acorde con sus palabras y acatar la política de una sola China y los tres Comunicados Conjuntos entre China y EE. UU.. El Presidente Biden ha manifestado en varias ocasiones que no apoya la “independencia de Taiwan”, ni tiene la intención de utilizar a Taiwan como herramienta para buscar ventajas en la competencia con China o contener a China. Esperamos que la parte estadounidense actúe con apego a este compromiso del Presidente Biden para que surta efecto real.

El Presidente Xi Jinping señaló que la libertad, la democracia y los derechos humanos son el anhelo común de la humanidad y la aspiración consecuente del PCCh. Así como EE. UU. tiene la democracia al estilo americano, China tiene la democracia al estilo chino. Las dos democracias son acordes con sus respectivas realidades nacionales. La democracia popular de proceso entero de China se cimienta en nuestras condiciones nacionales, historia y cultura, y refleja la voluntad de nuestro pueblo. Nos sentimos sumamente orgullosos de ella. Ningún país tiene un sistema democrático perfecto, y siempre hay una necesidad de desarrollo y mejora. En cuanto a las diferencias concretas, ambas partes pueden discutirlas, y siempre con la precondición de igualdad. La supuesta narrativa de “democracia versus autoritarismo” no es la característica distintiva del mundo de hoy, ni mucho menos corresponde a la corriente del desarrollo de los tiempos.

El Presidente Xi Jinping indicó que los dos países toman caminos diferentes: EE. UU. practica el capitalismo mientras que China, el socialismo. Esta diferencia no es nada nueva y continuará existiendo. El liderazgo del PCCh y el sistema socialista de China cuentan con el respaldo de los 1.400 millones de chinos, y constituyen la garantía fundamental para el desarrollo y la estabilidad del país. Para que China y EE.UU. se lleven bien, es vital reconocer y respetar esa diferencia. Ninguno de los dos debe tratar de moldear al otro imponiendo su criterio, o buscar cambiar o incluso subvertir el sistema del otro. En vez de hablar de una manera y actuar de otra, EE. UU. debe cumplir con sus promesas con acciones concretas.

El Presidente Xi Jinping resaltó que China y EE. UU. son dos grandes países con diferentes historias, culturas, sistemas sociales y caminos de desarrollo. Ha habido y seguirá habiendo diferencias entre los dos países. No obstante, esto no debe convertirse en un obstáculo para el desarrollo de las relaciones sino-estadounidenses. En el mundo siempre hay competencia, pero la misma debe basarse en el aprendizaje mutuo por la constante mejora y el progreso común, en vez de buscar derribarse el uno al otro en un juego de suma cero. China tiene la gloriosa tradición de autosuperación continua, y toda represión y contención no hará más que reforzar la voluntad y la moral del pueblo chino. Actos como iniciar una guerra comercial o una guerra científico-tecnológica, levantar muros y barreras, e impulsar forzosamente el desacoplamiento y el corte de cadenas de suministro, van en contra de los principios de economía de mercado, socavan las reglas del comercio internacional y no corresponden a los intereses de nadie. Nos oponemos a la politización y la armamentización de los intercambios en materia económico-comercial y científico-tecnológica entre China y EE. UU.. Bajo las actuales circunstancias, en vez de reducirse, los intereses comunes entre China y EE. UU. han aumentado. El no conflicto, la no confrontación y la coexistencia pacífica entre China y EE. UU. constituyen los intereses comunes más fundamentales de ambos países. Dada la profunda integración de las dos economías y las nuevas tareas de desarrollo afrontadas por cada uno, es de nuestro interés común beneficiarse del desarrollo del otro. También es de nuestro interés común promover la recuperación económica global postpandémica, abordar el cambio climático y resolver los problemas regionales candentes a través de la coordinación y la cooperación entre China y EE. UU.. Ambas partes deben respetarse la una a la otra, buscar beneficios mutuos, enfocarse en los intereses generales, y propiciar una buena atmósfera y relaciones estables para su cooperación.

El Presidente Biden señaló que ha conocido al Presidente Xi Jinping desde hace muchos años y que ambos han mantenido comunicaciones regulares, pero nada puede sustituir al tipo de encuentro de cara a cara de hoy. El Presidente Biden felicitó al Presidente Xi Jinping por su reelección como Secretario General del Comité Central del PCCh. Como dos grandes países, EE. UU. y China tienen la responsabilidad de mantener relaciones constructivas. La parte estadounidense se compromete a mantener abiertos los canales de comunicación entre los dos Presidentes y a todos los niveles gubernamentales, para permitir conversaciones francas sobre cuestiones en las que las dos partes no están de acuerdo, y para fortalecer la cooperación necesaria y desempeñar un papel clave en la lucha contra el cambio climático, la seguridad alimentaria y otros importantes desafíos globales. Esto es de vital importancia para los dos países y pueblos, y también muy importante para el mundo entero. El Presidente Biden reafirmó que una China estable y próspera es buena para EE. UU. y el mundo. EE. UU. respeta el sistema de China y no pretende cambiarlo. EE. UU. no busca una nueva Guerra Fría, no busca revitalizar las alianzas contra China, no apoya la “independencia de Taiwan”, no apoya “dos Chinas” o “una China, un Taiwan”, y no tiene intención de tener un conflicto con China. La parte estadounidense no tiene intención de buscar el “desacoplamiento” con China, de frenar el desarrollo económico de este país o de contenerlo.

El Presidente Biden dijo que la forma en que se desarrollen las relaciones entre EE. UU. y China es de crucial importancia para el futuro del mundo. EE. UU. y China tienen la responsabilidad compartida de demostrar al mundo que pueden gestionar sus diferencias, y evitar y prevenir que los malentendidos y las percepciones erróneas o la competencia feroz deriven en confrontación o conflicto. La parte estadounidense comparte la opinión de que es necesario elaborar los principios que guían las relaciones entre EE. UU. y China. Los dos equipos pueden continuar las discusiones sobre la base de los entendimientos comunes ya existentes, y esforzarse por llegar a un pronto acuerdo. El Gobierno estadounidense está comprometido con la política de una sola China. No pretende utilizar la cuestión de Taiwan como herramienta para contener a China, y espera ver la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwan.

Ambos mandatarios acordaron que los equipos diplomáticos de ambas partes deben mantener comunicaciones estratégicas y desarrollar consultas regulares, que los dos equipos financieros continuarán sus diálogos y coordinaciones sobre las políticas macroeconómicas y los asuntos económico-comerciales, y que los dos países trabajarán juntos por el pleno éxito de La 27ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Además, ambas partes llegaron a un acuerdo sobre el despliegue del diálogo y la cooperación en materia de salud pública, agricultura y seguridad alimentaria. Acordaron hacer buen uso del grupo de trabajo conjunto China-EE. UU. para promover la solución de más cuestiones concretas. También coincidieron en la suma importancia de los intercambios culturales y de pueblo a pueblo entre ambos países, y acordaron alentar la ampliación del intercambio de personal en todos los sectores.

Los dos Presidentes también intercambiaron opiniones sobre la crisis de Ucrania y otras cuestiones. El Presidente Xi Jinping señaló que China está muy preocupada por la situación actual de Ucrania. Él indicó los cuatro puntos por hacer que había propuesto poco después del estallido de la crisis y las cuatro cosas que la comunidad internacional debe hacer sugeridas por él recientemente. Frente a una crisis global y compuesta como la de Ucrania, necesitamos reflexionar concienzudamente sobre lo siguiente: primero, en un conflicto o una guerra no hay ganadores; segundo, no hay soluciones simples para asuntos complicados; tercero, hay que evitar la confrontación entre los grandes países. China siempre se ha puesto del lado de la paz y seguirá promoviendo las conversaciones por la paz. China apoya y está a la expectativa de la reanudación de las conversaciones por la paz entre Rusia y Ucrania. Al mismo tiempo, esperamos que EE. UU., la OTAN, la UE y Rusia desarrollen diálogos integrales.

Ambos mandatarios coincidieron en que el encuentro es profundo, franco y constructivo. Ellos instruyeron a sus equipos de trabajo a dar seguimiento inmediato e implementar los importantes consensos alcanzados entre ellos, y tomar acciones concretas para reencauzar las relaciones sino-estadounidenses a la vía del desarrollo estable. Los dos Presidentes acordaron seguir manteniendo contactos regulares.

Ding Xuexiang, Wang Yi y He Lifeng estuvieron presentes en el encuentro.

 Para sus Amigos   Imprimir

Contáctenos en la siguiente dirección: Chaoyangmen Nan Dajie 2, Distrito Chaoyang, Beijing, 100701 Teléfono: 86-10-65961114