Xi Jinping Asiste a la Reunión de Diálogo de la "Agenda de Davos" del Foro Económico Mundial y Pronuncia Discurso Especial

2021/01/25

El presidente de China, Xi Jinping, asistió a la reunión de diálogo de la "Agenda de Davos" del Foro Económico Mundial (FEM) en Beijing el 25 de enero de 2021 por la noche a través de un enlace de video, en la cual pronunció un discurso especial titulado Que la antorcha del multilateralismo ilumine el camino de la humanidad. Xi Jinping hizo hincapié en que el camino correcto para resolver los problemas a los que se enfrenta esta época es defender y practicar el multilateralismo y promover la construcción de una comunidad de destino común de la humanidad. El multilateralismo en el siglo XXI debe mantener sus buenas tradiciones, adoptar una nueva perspectiva y mirar hacia el futuro. No solo necesitamos conservar firmemente los valores esenciales y principios fundamentales del multilateralismo, sino que también debemos adaptarlo al devenir del panorama internacional y enfocarnos en las necesidades de hacer frente a los desafíos globales. Además, debemos adherirnos a la apertura y tolerancia, persistir en tener como base las leyes y regulaciones internacionales, comprometernos con la consulta y cooperación, e insistir en avanzar con los tiempos. China seguirá participando activamente en la cooperación antipandémica internacional, seguirá aplicando la estrategia de apertura orientada al beneficio mutuo y a la ganancia compartida, continuará promoviendo el desarrollo sostenible, y seguirá fomentando la innovación científica y tecnológica, para avanzar constantemente hacia la construcción de una comunidad de destino común de la humanidad.

Xi Jinping señaló que en el último año, el repentino brote de la pandemia de COVID-19 ha azotado el mundo, la salud pública mundial se ha enfrentado a graves amenazas, la economía mundial ha caído en una profunda recesión, y la humanidad se ha encontrado con una crisis de múltiples dimensiones poco vista en su historia. En la actualidad, la pandemia está lejos de llegar a su fin, y la lucha antipandémica continúa, pero estamos convencidos de que el gélido invierno no es capaz de detener la llegada de la primavera, y la noche oscura no puede encubrir la claridad del alba. Los seres humanos derrotarán sin duda alguna a la pandemia, y tras la lucha contra la calamidad, crecerán, progresarán, y recuperarán su vitalidad, tal y como el renacimiento del fénix de las cenizas.

Xi Jinping subrayó en su discurso que nos es menester resolver los siguientes cuatro temas principales a los que se enfrenta nuestra era:

En primer lugar, fortalecer la coordinación de políticas macroeconómicas y promover conjuntamente el crecimiento vigoroso, sostenible, equilibrado e inclusivo de la economía mundial. Necesitamos enfocarnos en el presente, planificar y coordinar la prevención y control de la pandemia y el desarrollo socioeconómico, y fortalecer el apoyo por parte de las políticas macroeconómicas, para promover que la economía mundial se libere lo antes posible de la sombra de esta crisis, y aún más tenemos que pensar en el futuro, fomentar decididamente la remodelación de las fuerzas motrices, la transformación de formas, y la reestructuración de la economía mundial, a fin de encarrilarla por la vía de desarrollo sano, estable y a largo plazo.

En segundo lugar, abandonar los prejuicios ideológicos y explorar en común un camino de coexistencia pacífica, de beneficio mutuo y de ganancia compartida. Las sendas historias y culturas y los sistemas sociales respectivos de los países cuentan con sus propias características, y ninguno es superior a otros. La clave radica en si se ajustan o no a las condiciones nacionales del país que los posee, en si pueden o no ganar el apoyo y respaldo del pueblo, en si son capaces o no de traer la estabilidad política, el progreso social y la mejora del bienestar del pueblo, y en si contribuyen o no al progreso de toda la humanidad. Sin la diversidad, no existiría la civilización humana. La heterogeneidad en sí misma no es nada terrible, pero sí lo son la arrogancia, los prejuicios y la hostilidad, y también lo es la práctica de imponer a otros sus propios culturas y sistemas sociales. Sobre la base del respeto mutuo y de la búsqueda de puntos comunes mientras se conservan las diferencias, todos los países deben materializar la coexistencia pacífica, fomentar los intercambios y el aprendizaje mutuo, e inyectar un impulso al desarrollo y progreso de la civilización humana.

En tercer lugar, superar la brecha de desarrollo entre los países desarrollados y aquellos en desarrollo, y promover conjuntamente el desarrollo y la prosperidad de todos los países. Con el desarrollo de los países en desarrollo, el mundo entero tendrá una base más sólida para la prosperidad y estabilidad. La comunidad internacional debe cumplir con sus compromisos, proporcionar el apoyo necesario a los países en desarrollo en su desarrollo, garantizar los derechos e intereses legítimos de desarrollo de los países en desarrollo, impulsar la igualdad de derechos, de oportunidades, y de normas, para permitir que las personas de todos los países compartan oportunidades de desarrollo y sus frutos.

En cuarto lugar, hacer frente con esfuerzos aunados a los desafíos globales y crear conjuntamente un futuro brillante para la humanidad. Las emergencias de salud pública como la pandemia de COVID-19 pueden volver a ocurrir y se debe reforzar urgentemente la gobernanza global de la salud pública. El fortalecimiento de los esfuerzos para hacer frente al cambio climático y el fomento del desarrollo sostenible afectarán al futuro del ser humano. Todos los problemas globales que afronta la humanidad deben resolverse mediante la acción global, la respuesta mundial y la cooperación internacional.

Xi Jinping señaló que frente a los intrincados y complejos problemas del mundo, el camino correcto para resolverlos es defender y practicar el multilateralismo y promover la construcción de la comunidad de destino común de la humanidad.

-Debemos adherirnos a la apertura e inclusión, en lugar del enclaustramiento y exclusión. La esencia del multilateralismo consiste en que los asuntos del mundo deben abordarse mediante consultas entre todos, y que el destino del mundo lo deciden entre todos los países. Las prácticas de crear pequeños círculos excluyentes, de provocar la supuesta "nueva Guerra Fría", de excluir, amenazar, e intimidar a los demás, e incluso de acudir arbitrariamente al desacoplamiento, al corte de suministros y a las sanciones, así como el acto de provocar artificialmente la separación e incluso el aislamiento, solo traen al mundo la división, e incluso la confrontación. Un mundo dividido no es capaz de afrontar los retos comunes de la humanidad, y la confrontación solo nos conducirá a un callejón sin salida. Al contrario, debemos defender firmemente los valores comunes de toda la humanidad de paz, desarrollo, equidad, justicia, democracia y libertad, proteger conjuntamente la paz y la estabilidad mundiales, y construir una economía mundial abierta.

-Debemos insistir en tener como base las leyes y reglamentos internacionales, y no practicar la supremacía y el egoísmo. La gobernanza internacional debe basarse en las reglas y consensos alcanzados entre todos los países, en vez de obedecer las órdenes dictadas por uno o un número reducido de países. La Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es la norma básica ampliamente reconocida para regular las relaciones entre países. Hace falta defender el sistema internacional nucleado en torno a la ONU y el orden internacional basado en el derecho internacional, así como la autoridad y la eficacia de las instituciones multilaterales. Además, debemos coordinar y regular las relaciones entre distintos países a través de los sistemas y de las reglas, y oponernos a la intimidación a los débiles por parte de los poderosos, y a la práctica del unilateralismo con el disfraz del multilateralismo. Una vez establecidas las reglas, estas deben ser respetadas efectivamente por todos. El "multilateralismo selectivo" no debe ser la opción para ninguno de nosotros.

-Debemos persistir en las consultas y la cooperación, en lugar de provocar los conflictos y la confrontación. La guerra, sea fría o caliente, sea comercial o científica y tecnológica, terminará perjudicando los intereses de todos los países y el bienestar de los pueblos. Tenemos que respetar y tolerar las diferencias, evitar entrometernos en los asuntos internos de otros países, y resolver las discrepancias a través de consultas y diálogo. Necesitamos desechar los conceptos anacrónicos como la mentalidad de la Guerra Fría y el juego de suma cero, apostar por el respeto y la comprensión mutuos, y comprometernos sólidamente con el concepto de cooperación de beneficio mutuo y ganancia compartida. También debemos abandonar las políticas egoístas de buscar beneficios propios, abogar por la competencia leal y justa, llevar a cabo una carrera en la que todos los participantes intenten superar a los demás por la excelencia y que avancen conjuntamente, en lugar de una lucha de gladiadores en la que unos ataquen e incluso maten a otros para sobrevivir.

-Debemos persistir en avanzar con los tiempos, y no encerrarnos a nosotros mismos. El multilateralismo en el siglo XXI debe mantener sus buenas tradiciones, adoptar una nueva perspectiva y orientarse al futuro. Es necesario conservar los valores esenciales y principios fundamentales del multilateralismo, y adaptarlo, al mismo tiempo, al devenir de la situación internacional. También hemos de enfocarnos en la respuesta a los desafíos globales, reformar y perfeccionar el sistema de gobernanza global sobre la base de consultas amplias y de formación de consensos. Además, hace falta aprovechar el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS), construir una comunidad de salud de la humanidad, promover la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y del sistema financiero y monetario internacional, discutir la elaboración de las reglas sobre la gobernanza digital global, poner en funcionamiento el Acuerdo de París en respuesta al cambio climático, así como implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU.

Xi Jinping enfatizó que China ha emprendido un nuevo viaje hacia la construcción integral de un país socialista moderno. China se adaptará a la nueva etapa de desarrollo, llevará a la práctica las nuevas concepciones de desarrollo, y construirá activamente un nuevo patrón de desarrollo, y trabajará con otros países para construir conjuntamente un mundo abierto, inclusivo, limpio, hermoso, de paz duradera, de seguridad universal y de prosperidad compartida.

-China continuará participando activamente en la cooperación internacional contra la pandemia. Compartiremos experiencias beneficiosas en la prevención y control de la pandemia con otros países, y proporcionaremos la ayuda dentro de nuestras capacidades a países y regiones con una capacidad débil para responder a la pandemia. También fortaleceremos la cooperación en materia de vacunas, para que las vacunas puedan convertirse verdaderamente en un producto público asequible y accesible para los pueblos de todos los países.

-China continuará implementando una estrategia de apertura de beneficio mutuo y ganancia compartida. Aprovechar la pandemia para practicar la "desglobalización", el encerramiento y la desvinculación no redunda en los intereses de ninguna de las partes. China siempre ha apoyado la globalización económica y ha aplicado inquebrantablemente la política nacional básica de la apertura al mundo exterior. Este país también promoverá la liberalización y la facilitación del comercio y de la inversión, mantendrá fluidas y estables las cadenas industriales y de suministro mundiales, promoverá la construcción conjunta de alta calidad de la Iniciativa de "la Franja y la Ruta", construirá constantemente un entorno empresarial orientado al mercado, basado en la ley e internacional, dará pleno juego a las enormes ventajas del mercado y al potencial de la demanda interna, e inyectará más impulso a la recuperación y crecimiento de la economía mundial.

-China continuará promoviendo el desarrollo sostenible. Fortaleceremos la construcción de la civilización ecológica, garantizaremos el cumplimiento del objetivo de alcanzar el pico de emisiones de dióxido de carbono para 2030 y la neutralidad de carbono antes de 2060. Todo lo que sea favorable para la humanidad, China tiene la responsabilidad ineludible de llevarlo a buen término, y este país practicará el multilateralismo con acciones concretas y prácticas.

-China continuará promoviendo la innovación científica y tecnológica. Aumentaremos la inversión en la ciencia y tecnología y fortaleceremos la protección de la propiedad intelectual. Los logros científicos y tecnológicos deben beneficiar a toda la humanidad, en vez de convertirse en una herramienta para limitar y frenar el desarrollo de otros países. China fomentará los intercambios y la cooperación científicos y tecnológicos a nivel internacional con apego a una mente y medidas más abiertas, y trabajará con el resto del mundo para crear un entorno abierto, equitativo, justo y no discriminatorio para el desarrollo científico y tecnológico.

-China también continuará impulsando la construcción de un nuevo tipo de relaciones internacionales. La lógica de que yo gano, tú pierdes, y que quien gane se lo lleva todo no encaja en el modus vivendi de los chinos. China aplica firmemente una política exterior independiente de paz, desarrolla activamente relaciones amistosas y de cooperación con otros países, profundiza continuamente la cooperación Sur-Sur, y participará de manera más proactiva en la gobernanza económica mundial, a fin de promover que la globalización económica se desarrolle hacia una dirección más abierta, inclusiva, equilibrada, de beneficios generalizados y de ganancia compartida.

Antes de terminar, Xi Jinping subrayó que la humanidad tiene una sola Tierra y comparte un futuro común. Sea para enfrentarnos a la crisis actual, o para crear conjuntamente un futuro hermoso, los seres humanos necesitamos apoyarnos y ayudarnos mutuamente en las adversidades y cooperar con solidaridad. Las prácticas nos han enseñado una y otra vez que cualquier acto de procurar beneficios propios a expensas de los vecinos, cualquier idea de luchar por cuenta propia, y cualquier actitud arrogante de sobreestimarse a sí mismo y de despreciar a los demás están condenados al fracaso. Dijo finalmente el mandatario chino: "¡Que trabajemos con esfuerzos aunados para que la antorcha del multilateralismo ilumine el camino a seguir de la humanidad, y avancemos continuamente hacia la construcción de una comunidad de destino común de la humanidad!"

 Para sus Amigos   Imprimir

Contáctenos en la siguiente dirección: Chaoyangmen Nan Dajie 2, Distrito Chaoyang, Beijing, 100701 Teléfono: 86-10-65961114