Wang Yi Asiste a Reunión Informal entre China, Rusia, Pakistán e Irán sobre la Cuestión Afgana

2021/09/17

El consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, celebró el 16 de septiembre de 2021 (hora local) una reunión informal de ministros de Relaciones Exteriores de China, Rusia, Pakistán e Irán sobre la cuestión afgana, junto con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, el ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, y el asistente del ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Seyed Rasoul Mousavi, en Dusambé.

Wang Yi dijo que, antes de que ellos asistan conjuntamente a las reuniones pertinentes de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), es necesario que los cuatro países, como vecinos importantes de Afganistán y países con influencias de la región, fortalezcan la comunicación y la coordinación, que emitan una voz unánime, que ejerzan una influencia positiva, y que desempeñen un papel constructivo en la promoción de una transición sin problemas de la situación en Afganistán.

Wang Yi señaló que la situación actual en Afganistán se encuentra en una etapa crucial de pasar del caos a la gobernanza. La guerra en Afganistán ya llegó a su fin, pero la cuestión afgana aún no se ha resuelto. La política de poder, la injerencia militar y la supuesta "transformación democrática" son las causas fundamentales de la situación actual en Afganistán. La retirada apresurada de Estados Unidos y de sus aliados ha traído nuevos problemas a Afganistán. La formación de una nueva estructura política afgana todavía no se ha completado, mientras que las contradicciones entre distintas etnias y sectas religiosas son complicadas, y los conflictos locales y las dificultades en los medios de vida, entre otros riesgos, son muy prominentes. Por consiguiente, existen incertidumbres en el desarrollo futuro del país.

Con respecto a la coordinación y la cooperación relacionadas con Afganistán entre los cuatro países en la próxima etapa, Wang Yi presentó las siguientes cinco propuestas:

En primer lugar, hay que instar a Estados Unidos a cumplir seriamente sus obligaciones y a asumir sus responsabilidades. Los cuatro países deben trabajar con más países con ideas afines para urgir a Estados Unidos a aprender profundamente de las lecciones, a asumir las responsabilidades principales hacia la reconstrucción de Afganistán y a proporcionar asistencia económica, de medios de vida y humanitaria a Afganistán, en lugar de eludir sus responsabilidades culpando a los demás y simplemente salir sin hacer nada más.

En segundo lugar, hay que ponerse en contacto con Afganistán y darle una orientación. Afganistán tiene establecido un gobierno interino, pero no ha terminado de formular sus políticas internas y externas. Los cuatro países, bajo la premisa de respetar seriamente la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Afganistán, deben poner en práctica el principio de "ser dirigido por los afganos y propiedad de los afganos", apoyar al pueblo afgano en su elección independiente de un camino de desarrollo, promover que Afganistán establezca una estructura política amplia e inclusiva en última instancia, que aplique políticas internas y externas moderadas y prudentes, que adopte la política de buena vecindad y amistad hacia sus vecinos, y que respete los derechos básicos de las minorías, mujeres y niños.

En tercer lugar, hay que prevenir los efectos colaterales de los riesgos de seguridad. Los talibanes han prometido repetidamente que no permitirán que ninguna fuerza utilice el territorio afgano para dañar los intereses de seguridad de los países vecinos. Wang Yi dijo que espera que el nuevo régimen afgano cumpla su compromiso, que realice una separación clara de las fuerzas terroristas, y que, especialmente, tome medidas enérgicas contra aquellas que apunten a los países vecinos.

En cuarto lugar, hay que fomentar que todas las partes formen una fuerza conjunta para ayudar a Afganistán. Actualmente, casi la mitad de la población afgana vive por debajo del umbral de pobreza, 14 millones de personas se enfrentan a crisis alimentarias, y la situación de la pandemia de COVID-19 también ha sido subestimada. La parte china proporcionará al pueblo afgano una asistencia humanitaria de emergencia de materiales y le donará vacunas. "Como vecinos importantes de Afganistán, no solo debemos ofrecer una ayuda valiosa y oportuna cuando Afganistán está en necesidad, sino que también nos incumbe guiar y promover que otros países de la región y las organizaciones internacionales echen una mano conjuntamente al pueblo afgano, para ayudarlo a superar los momentos difíciles", dijo el canciller chino.

En quinto lugar, hay que ayudar a Afganistán a unirse a la corriente predominante de la cooperación regional. Desde una perspectiva a largo plazo, los países pueden basarse en los intereses generales de la estabilidad y el desarrollo de la región para ayudar a Afganistán a cultivar gradualmente su capacidad de desarrollo independiente y sostenible, a unirse a la cooperación económica regional y a la red de interconectividad, a liberarse de la pobreza y el atraso, y a hacer realidad el desarrollo económico.

Wang Yi dijo que las expectativas de los países de la región sobre el nuevo gobierno afgano se pueden resumir en los siguientes tres elementos: la inclusión, el antiterrorismo y la buena vecindad. Solo cuando disponga de estas tres características podrá Afganistán construir una base política para una paz y estabilidad duraderas, y solo de esta forma podrán los países de la región, en particular, los vecinos de Afganistán, salvaguardar sus sendos derechos e intereses legítimos. La parte china está dispuesta a reforzar la coordinación con Rusia, Pakistán e Irán, entre otros países de la región, para cumplir una función constructiva tanto en los esfuerzos de Afganistán para prevenir turbulencias, para mantener la estabilidad, para contener el terrorismo, para poner fin a la violencia, y para lograr la paz y la reconstrucción, como en el fomento de la materialización final de una paz duradera en esta región.

Todas las demás partes participantes dijeron que la resolución de la cuestión afgana requiere una sabiduría y esfuerzos colectivos. Como países vecinos de Afganistán, que se verán más directamente afectados por los efectos colaterales, es muy beneficioso que China, Rusia, Pakistán e Irán lleven a cabo una comunicación exhaustiva sobre la cuestión afgana. Los cuatro países deben emitir en común sus voces, enviar una señal unánime y clara al pueblo afgano, a toda la región e incluso a la comunidad internacional, crear un buen entorno externo para que el pueblo afgano tenga el destino en sus propias manos, y fomentar que Afganistán construya un gobierno con inclusión hacia diferentes etnias y religiones. Además, los países esperan que los talibanes realicen una separación completa de todas las organizaciones terroristas, y exigen a la comunidad internacional, particularmente a Estados Unidos y a sus aliados, asumir las debidas responsabilidades para resolver la crisis humanitaria dentro de Afganistán.

Las cuatro partes afirmaron que continuarían llevando a cabo la comunicación y la coordinación cuatripartitas de acuerdo con las necesidades de la situación en Afganistán.

 Para sus Amigos   Imprimir

Contáctenos en la siguiente dirección: Chaoyangmen Nan Dajie 2, Distrito Chaoyang, Beijing, 100701 Teléfono: 86-10-65961114